APPENZELLER SENNENHUND

Esta raza, muy difundida en Suiza, su país de origen, resulta prácticamente desconocida en el resto de Europa. De tamaño mediano (tiene una altura máxima de 58 cm.), este perro es un óptimo e incansable guardián de los rebaños, amante de la libertad y vital en sus movimientos, con un carácter simpático y extrovertido aunque a veces exagera demasiado. No se adapta a vivir exclusivamente en la casa sino que necesita de grandes espacios, preferentemente al aire libre, donde poder moverse libremente.

Para algunos estudiosos, esta raza sería autóctona de Suiza y más específicamente de la región de Appenzell. Sin embargo, la tesis con mayor fundamento es la que lo hace descender, al igual que todos los perros cabañeros de origen suizo, del antiguo Mastín tibetano. De todos modos, su origen es muy remoto y sus características han sido fijadas desde hace siglos como lo testimonian algunas de sus representaciones en grabados y cuadros de diferentes épocas.

Es un perro muy musculoso que sin embargo, nunca debe parecer demasiado pesado ni macizo. La cabeza ancha y plana tiene un Stop no muy marcado y un hocico bastante puntiagudo, dotado de una dentadura fuerte y con un perfecto cierre a tijera. Los ojos son muy vivaces, de color marrón oscuro; las orejas son colgantes y cuando el perro está en atención, las dirige un poco hacia adelante. El cuello es corto y fornido, con base ancha, el tronco tiene un pecho muy ancho y hombros robustos y musculosos. La cola de longitud media, el perro la lleva enroscada sobre el dorso, especialmente cuando está en movimiento. La capa es muy característica, con pelo corto y brillante, de color negro, con manchas fuego muy marcadas y placas blandas distribuidas de manera simétrica sobre el hocico, el pecho y las extremidades anteriores.

Perro musculoso pero no macizo. Optimo tanto como pastor de ganado vacuno o perro de guardería. Altura y peso. Alzada a la cruz: machos de 52 a 58 cm., hembras de 48 a 54 cm. Peso de 22 kg. a 25 kg. Cabeza. Ancha y plana, bien proporcionada con el cuerpo. Cráneo bastante plano, más ancho entre las orejas, afinándose gradualmente hacia hocico. Ligera hendedura en la frente, entre los ojos. Hocico relativamente fuerte: su longitud es 4/5 la del cráneo. Trufa negra. Labios secos y bien cerrados. Dentadura con forma de tijera. Escotadura naso-frontal poco acentuada. Ojos. Muy pequeños, con forma almendra, no prominentes, bastar oblicuos con respecto a la nariz. De color marrón oscuro. Orejas. Pequeñas, de inserción muy alta, colgantes, con forma de triángulo. Cuello. De longitud mediana, compacto y enjuto, ancho hacia los hombros . Cuerpo. Pecho ancho y profundo Dorso fuerte y recto. Caja torácica o sección ovalada. Longitud del cuerpo superior a la alzada a la cruz (relación de 1o a 9). Lomos fuertes. Extremidades. Hombros largos y oblicuos. Extremidades anteriores rectas, tanto vistas de frente como de perfil. Extremidades posteriores bien anguladas, ligeramente más larga que las anteriores. Metatarsos relativamente largos. Espolones en las extremidades posteriores. Pies. Cortos, redondeados, bien cerrados (pies de gato). Cola. De inserción bastante alta, fuerte, de longitud mediana, con pelo más largo en la parte inferior, y cuando el perro está en acción la lleva enrollada hacia un lado. Pelaje. Corto, apretado y lustroso Color: negro con manchas fuego amarillentas hasta leonado sobre los ojos. y con placas blancas simétricas.

ALIMENTACION. Las necesidades en kcal. diarias varía según el peso de cada ejemplar pero están calculadas entre las 1.200/1.400 como ración de mantenimiento. El Appenzeller Sennenhund, más que otras razas, tiene necesidad de vivir al aire libre y disponer de grandes espacios.

CUIDADOS DIARIOS. Debido a las características de la capa de pelo corto, no se requieren cuidados particulares. Sin embargo, es conveniente el uso esporádico de un guante para pelo liso que, además de garantizar el buen aspecto del pelaje, sirve para mantener la higiene del mismo porque permite controlar eficazmente la presencia eventual de algún parásito.

CON EL VETERINARIO. Por su constitución, el Appenzeller Sennenhund es un perro resistente tanto a los elementos atmosféricos como a las enfermedades, sin embargo, éste no es un motivo para no respetar las necesidades protéicas, vitaminas, minerales, etc., comunes a todos los perros.