BOXER

De tamaño mediano y cuerpo corto, compacto y sólido, con una musculatura a flor de piel, con un hocico muy característico, corto, fuerte y cuadrado y con ojos que podíamos definir humanos: éste es el Boxer, verdadero atleta entre las razas caninas con un aspecto que puede infundir miedo pero, en agradable contraste con éste, dotado de un carácter muy dulce y eternamente joven. Un perro de absoluta confianza, de gran equilibrio que se encariña mucho con los niños con los cuales juega afablemente, convirtiéndose al mismo tiempo, en su implacable defensor.

Raza relativamente joven, su crianza con estrictos criterios de selección tanto bajo el aspecto morfológico como el de los caracteres, se remonta a finales del siglo pasado. Fue un grupo de criadores de Munich que, alrededor de 1850, creó esta raza cruzando al entonces feroz Bullenbeiser alemán con el Bulldog inglés. El resultado que se obtuvo fue un perro compacto y sólido que mantuvo la característica principal del Bulldog es decir, un hocico ancho y fuerte y una mandíbula prognata donde la parte inferior sobrepasa a la superior. Prosiguiendo con la selección, se trató de eliminar algunos inconvenientes como la constitución demasiado pesada o el exceso de blanco en la librea. En efecto, los primeros ejemplares eran blancos con manchas leonadas o atigradas más o menos extensas. La primera hembra Boxer inscrita en el libro alemán de los orígenes, era casi totalmente blanca. En 1895 un primer Boxer participa en una exposición canina suscitando interés y consideración. Lo que sigue es historia reciente y bien puede decirse que pocas otras razas creadas por el hombre han tenido más éxito que el Boxer que, en menos de un siglo, se ha extendido por todos los continentes con una aceptación cada vez mayor. Hoy conjuntamente con el Dobermann, es la raza de defensa más difundida en todo mundo y tal vez los propios alemanes que lo crearon serían los primeros en asombrarse.

El Boxer es un perro de tamaño mediano, corto y recogido tanto, como para poder ser inscrito en un cuadrado, con osamenta robusta y musculatura excepcionalmente desarrollada. Pero la característica principal del Boxer es la cabeza con un cráneo bien estrecho, stop bien marcado, ejes cráneo-faciales perfectamente convergentes y hocico fuerte y cuadrado, con una mandíbula bien ancha cuya parte inferior supera un poco -y de ahí el prognatismo- a la superior. Se lo mire por donde se lo mire el hocico debe parecer un dado, es decir, debe ser corto, ancho y profundo con un mentón bien marcado y un labio, con una leve curvatura, que cubre la potente dentadura. Las orejas de inserción alta son cortadas no sólo por razones estéticas sino también funcionales (no olvidemos que el corte sirve para aumentar notablemente la función auditiva del animal). El cuello largo, potente, musculoso y carente de papada, el tórax bien desarrollado, la línea superior muy sólida, las extremidades bien verticales, lo convierten en un perro de extraordinaria potencia y agilidad, una verdadera obra de arte creada por el hombre. La piel bien tensa y fina pone de relieve una musculatura muy marcada, como para hacer creer que su nombre "Boxer" deriva del de los atletas que practican el "noble arte" del boxeo (sin embargo ésta es sólo una hipótesis porque, como la de muchas otras razas caninas, también la etimología del nombre de ésta, resulta por lo menos incierta). Su librea con pelo corto, brillante y de textura vítrea, uniforme en todo el cuerpo, puede ser de color leonado o atigrado, lisa o con manchas blancas que sin embargo no pueden cubrir más de un tercio de la superficie total. Tanto en el leonado como en el atigrado, deberá existir una hermosa máscara de color negro brillante sobre el hocico que de todos modos no puede sobrepasar la altura de los ojos porque causaría un excesivo oscurecimiento de la expresión que debe ser franca y leal. Los ojos serán lo más oscuros posible, de forma redondeada, exactamente distanciados entre sí y con las comisuras palpebrales bien pigmentadas. Es posible decir, con respecto a esta raza, que el Boxer es hermoso o no es un Boxer, debido a sus típicas características tanto de la cabeza como del cuerpo. Adiestramiento. El adiestramiento de esta raza debe realizarse con extrema delicadeza y paciencia, casi como si fuera un juego. Sin embargo, una vez que ha aprendido las diversas nociones, podemos estar seguros de que difícilmente serán olvidadas. La demostración de ello es que un número cada vez mayor de Boxers obtiene, en la actualidad, los mejores resultados en pruebas de trabajo para las razas de defensa. Los ejercicios de obediencia, defensa y de ataque, imágenes de cuales pueden observarse en las páginas precedentes, deben enseñarse gradualmente, comenzando por los más simples alrededor del 9º ó 10º mes, para llegar a los complicados cuando el perro ya es adulto. Adiestrado de este modo, nuestro amigo será una seguridad para el propio amo y su familia durante el resto de su vida. Por estas características también es utilizado en algunos países por la policía e incluso como guía para los ciegos compitiendo, en esta función, con el más conocido y difundido Pastor alemán. En casi toda Europa la cría de esta raza ha adquirido niveles similares al de los criadores alemanes, creadores y vigilantes celosos del Boxer, tanto en lo relativo a sus cualidades estéticas como psíquicas.

Esta frase, dicha por un célebre estudioso de esta espléndida raza, encierra en sí misma todo lo mejor que puede decirse del Boxer, de carácter jovial, afable, cariñoso con los niños pero que, si es preciso, sabe ser decidido y justamente feroz. Estas características las mantiene a lo largo de toda su vida. Es un perro relativamente tranquilo, que se adapta a vivir tanto en el jardín como en el interior de la casa. Casi nunca ladra inútilmente: si lo hace, quiere decir que tiene un buen motivo para ello. Fundamentalmente limpio, se necesita muy poco para mantenerlo con el pelo siempre brillante. Llevarlo de paseo con la correa será para él una verdadera fiesta y, si adquiere esa costumbre, es preciso sacarlo siempre. Por su carácter dócil y al mismo tiempo decidido, por lo relativamente fácil que resulta su adiestramiento y, por sus cualidades innatas, es considerado como uno de los mejores perros de defensa, obteniendo, cada vez más, una mayor aceptación y éxitos. Quien ha tenido un Boxer, difícilmente podrá adaptarse a poseer otro perro, debido a que sus cualidades son "únicas".

Altura y peso. Alzada a la cruz: 56/60 cm. para los machos, 54/58 cm. para las hembras. Peso: sobre los 28 kg. las hembras y más de 30 kg. los machos con una altura máxima aproximada de 60 cm. Cabeza. Bien proporcionada con el hocico cuadrado y la nariz larga y negra, vuelta un poco hacia arriba Mandíbula inferior saliente (prognatismo), labio superior grueso e hinchado, sostenido por los caninos de aquélla. Dentadura fuerte y sana con caninos muy distantes entre sí. Escotadura naso-frontal netamente marcada. Cráneo de forma algo redondeada y con una longitud igual al doble de la caña nasal. Ojos. De color marrón oscuro, ni demasiado pequeños o salientes, ni hundidos, rodeados de oscuro. Orejas. De inserción alta. cortadas en punta, discretamente largas y perfectamente rectas. Cuello. Redondo de longitud justa, fuerte y musculoso, sin papada. Extremidades. Extremidades anteriores rectas y bien paralelas, con hombros largos y adherentes. Brazo largo y en ángulo recto con el hombro. Antebrazo vertical, largo y de fuerte musculatura. Carpo corto, bien marcado pero no hinchado. Metacarpo corto, ligeramente oblicuo, casi perpendicular al suelo. Muslos anchos y curvados con musculatura muy desarrollada. Angulo del corvejón de 140°, metacarpo corto y levemente inclinado con respecto al suelo. Pies pequeños, con dedos cerrados y curvos los anteriores y, los posteriores, con dedos más largos. Cuerpo. Tórax que desciende hasta los muslos, con una profundidad similar a la mitad de la alzada a la cruz. Costillas bien arqueadas pero no redondas, que se extienden hacia adentro. Costados cortos cerrados y tensos, levemente retraídos. Dorso corto, recto, ancho y musculoso, con cruz bien marcada. Grupa musculosa un poco inclinada y ancha. Cola. De inserción bastante alta. Cortada de modo que se lleve hacia arriba. Pelaje. Corto, brillante y adherente. Color, del amarillo al leonado, a veces atigrado, es decir, con franjas transversales oscuras o negras que corren en la dirección de los muslos. Máscara negra sobre el hocico

NECESIDADES ALIMENTICIAS: También el Boxer es un perro para el cual es preciso conocer con exactitud las exigencias y necesidades alimenticias sobre todo, durante su primera fase de vida para crear las bases de un desarrollo físico normal. Sus necesidades diarias, en la edad adulta, son de 1.800/2.100 kcal, según el ejercicio físico que realice. LOS PRIMEROS MESES. La extrema sensibilidad de su carácter hacen que el boxer necesite cuidados atentos en el primer período de vida. Tales cuidados, consistentes fundamentalmente en caricias (tenerlo en brazos, cepillarlo, etc.), deben comenzar a partir de la 4.ª -6.ª semana de vida, con una frecuencia de por menos 10 - 30 minutos al día. Todo esto permitirá exaltar las características del Boxer a través de una "socialización" que llevará al animal a expresar fidelidad, coraje, temperamento sereno, su cariño cuando juega con los niños y, cierta facilidad para ser adiestrado.

CUIDADOS DIARIOS: La capa de pelo liso del Boxer, exime a sus propietarios el tener que quitar "masas" de pelo esparcidas por la casa. Esto tiene además la ventaja de impedir que penetren en el pelaje parásitos externos, polvo y suciedad. Es conveniente el empleo de un guante para frotar su pelo liso.

ENFERMEDADES: Estando el Boxer difundido por todo el mundo, muchos son los estudios que se han realizado sobre las enfermedades que afectan a esta raza. Enumeraremos a continuación algunas de estas afecciones, con la certidumbre de no ser completos y la esperanza de no asustar a quien ya posee un boxer y sobre todo, a quien desea tener uno. El Boxer en edad avanzada, presenta una marcada predisposición a formas tumorales. Se trata de nódulos consistentes que pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Deben ser extirpados quirúrgicamente teniendo en cuenta de que el 30 % de éstos, pueden tener carácter maligno. Una forma neoplástica más rara, en común con otras razas braquicéfalas pero de tipo benigno y de característica fibrosa, se localiza en las encías. La hembra del boxer presenta, a veces, síntomas en la vagina que aparece notablemente tumefacta con prolapso de la mucosa por hiperestrogenismo. La terapia aconsejada es a base de progesterona, o quirúrgicamente mediante una ovariectomía. Se observa en el Boxer, siempre más frecuentemente que en otras razas, una colitis crónica ulcerativa que determina, en los ejemplares menores de dos años, una eliminación de heces blandas y malolientes. En este caso se aplica una terapia antibiótica por vía bucal. Entre las enfermedades que pueden afectar al Boxer anciano, merece ser mencionada una falsa epilepsia por falta de calcio y vitamina B. La terapia consiste en una inyección endovenosa muy lenta de 5 - 20 ml de gliconato de calcio al 10 % a la cual sigue el suministro oral de cápsulas de calcio gliconado y vitamina B.