CAO DA SERRA DE AIRES

Es originario de Portugal, este perro poco conocido en el resto de Europa. En su país de origen, también se le llama cariñosamente por su particular aspecto y su expresión. Utilizado fundamentalmente como perro de pastor para la custodia de los rebaños y las vacadas, a veces también se le confían otros animales como caballos o cerdos. Es un trabajador infatigable, con una gran resistencia al cansancio, que en ciertas ocasiones llega a límites realmente increíbles.

Es poco lo que se sabe de los orígenes de esta raza canina portuguesa. De todos modos, parece cierto que en su formación contribuyeron, de manera relevante, el Perro de Pastor de Brie y otros pastores originarios de los Pirineos. Muy difundido en su región, resulta prácticamente desconocido fuera de Portugal, siendo raros los ejemplares que se ven en las exposiciones caninas europeas.

Perro de tamaño mediano, con una alzada a la cruz que en los machos varía entre los 40 cm. y los 46 cm. y un peso que oscila entre los 12 kg. y los 18 kg. Es por lo tanto un perro bastante liviano que se mueve con vitalidad y agilidad incluso, en los terrenos más inaccesibles y difíciles. La cabeza es ancha y moderadamente larga con hocico relativamente corto y stop marcado, ojos oscuros y vivaces con cejas tupidas barba y bigotes abundantes, que confieren a este perro un aspecto singular. Las orejas de longitud media y colgantes están insertas muy arriba. La unión entre el cuello y el cuerpo es un poco larga, el tronco es alargado con tórax caído, las extremidades fuertes, verticales, con almohadillas plantares gruesas. La capa con pelo largo y liso, áspero al tacto, puede ser de color amarillento, rojo, marrón, gris, negro con manchas fuego e incluso presentar una estrella blanca sobre el pecho.

Altura y peso. Alzada a la cruz de 42 a 48 cm. Para los machos y de 40 a 46 cm. Para las hembras. Peso de 12 a 18 kg. Cabeza. Fuerte y ancha. Trufa bien separada cilíndrica, con fosas nasales anchas y redondeadas; de color negro o por lo menos más oscuro que el pelaje. Caña nasal corta y casi cilíndrica, con un perfil aproximadamente cóncavo. Labios adherentes finos. Escotadura naso-frontal muy marcada. Cráneo un poco más largo que ancho. Ojos. Redondos, de tamaño mediano, de color oscuro, situados horizontalmente. Párpados con pigmentación negra. Orejas. De inserción alta, de forma triangular y de longitud mediana, colgantes. Pueden cortarse. Cuello. Recto, de dimensiones regulares, sin papada. Extremidades anteriores. Hombros y brazos fuertes de longitud intermedia y musculosos. Carpos enjutos y no salientes. Metacarpos de grosor regular y longitud media, no muy inclinados. Cuerpo. Pecho prominente y amplio. Tórax no muy ancho, con buena caída y profundo. Línea superior del tronco ligeramente cóncava, línea inferior del tronco. saliente. Dorso largo. Lomos convexos, cortos y anchos, muy musculosos. Vientre y costado ligeramente salientes. Extremidades posteriores. Fuertes, regularmente distanciadas y bien verticales. Muslos de longitud y ancho intermedios, bien musculosos. Piernas largas y musculosas, poco inclinadas. Corvejón bastante bajo, de longitud regular, fuerte y enjuto. Metatarso fuerte, de longitud media, poco inclinado. Pies. Redondeados, con los dedos largos y cerrados y uñas largas y negras, de todos modos, más largas que el pelo. Plantas resistentes con almohadillas curtidas. Cola. De inserción alta, puntiaguda, larga hasta los corvejones. Pelaje. Muy largo, liso o levemente ondulado que forma barba y bigote en la cabeza. Colores: amarillo, Ieonado, rojo, marrón, gris, negro con manchas fuego.

ALIMENTACION. Las necesidades de mantenimiento en los ejemplares adultos, han sido calculadas en 900-1.200 kcal. diarias

CUIDADOS DIARIOS. El largo pelo de tipo caprino del Cao da serra de Aires debe ordenarse con un cepillo de púas suficientemente anchas.

CON EL VETERINARIO. Al nacer, este perro puede presentar espolones ya sean simples o dobles. Por la función de guardián de los rebaños que debe cumplir, es sin lugar a dudas, conveniente realizar, inmediatamente después del nacimiento, la pequeña operación consistente en el corte de estos dedos atrofiados. El corte de las orejas, que se lleva a cabo alrededor de los 60 días de vida, le confiere al Cao da serra de Aires un aspecto más de "guardián" en sentido estético, pero no funcional con relación a los ejemplares con las orejas íntegras. Este corte, se efectúa de modo de poder obtener pabellones auriculares de forma triangular, de tamaño mediano.