DOBERMANN

Perro relativamente nuevo, obtenido en Alemania alrededor de 1860. Muy difundido no solamente en Europa, es apreciado por su clase y elegancia. Puede decirse, sin lugar a dudas, que es uno de los perros más hermosos entre todas las razas. Adiestrable con facilidad, puede convertirse en un implacable defensor del amo y de su casa. Algunas películas han dado una imagen distorsionada de esta raza, exagerando sus aspectos violentos e ignorando sus notables dotes de equilibrio y afabilidad

Algunos cinófilos franceses afirmaron que esta raza tiene origen en el Pastor de la Beauce al cual efectivamente se asemeja. Sin embargo parece más verosímil la tesis de los alemanes según la cual el Dobermann, habría nacido de los cruzamientos de diversas razas como el Pastor alemán (antepasado de los actuales), el Black and Tan, Terrier inglés, el Braco de Weimar y el Rottweiler. La denominación de Dobermann derivaría del nombre homónimo de su primer creador, un modesto recaudador de impuestos de Turingia, aunque la fijación de la raza es sin embargo obra de otro criador llamado Otto Goller. Los primeros Dobermann eran todavía bastante toscos. Recientemente hacia los primeros años de nuestro siglo se ha llegado, a través de ulteriores selecciones, a la formación de un perro de gran elegancia pero al mismo tiempo de gran potencia y resistencia. Su difusión en Alemania se lleva a cabo de manera muy rápida y pronto se extendió por toda Europa. En la actualidad, es conocido y apreciado en todo el mundo y no resulta para nada raro ver a un Dobermann, vencedor absoluto entre todas las razas, en muchas exposiciones caninas.

El Dobermann es un perro de tamaño mediano con una estructura fuerte y musculosa pero al mismo tiempo muy elegante. La alzada a la cruz para los machos, es de 68-70 centímetros aunque hoy, sobre todo en Alemania -su país de origen- y en Estados Unidos se tiende a criar perros mucho mas altos. La cabeza es alargada, con forma de cono truncado, enjuta y con la piel bien adherida a la osamenta. El hocico debe ser bien fuerte, con una mandíbula de buena potencia. El cráneo es bastante plano tanto lateral como superiormente y las líneas cráneo-faciales deben ser perfectamente paralelas entre sí. Los ojos, de forma ovalada, deben ser bastante oscuros resultando muy importante la expresión, que no debe parecer sombría o peor aún insegura. Las orejas, de inserción muy alta, se cortan para darles una forma erguida. El cuello es largo, enjuto y musculoso. Las extremidades anteriores deben presentarse bien verticales con un metatarso poco inclinado. El tronco debe tener una cruz muy pronunciada, un tórax bien desarrollado en longitud, anchura y profundidad y presentarse muy corto y recogido, tanto como para que el perro pueda idealmente inscribirse en un cuadrado perfecto. Las extremidades posteriores deben presentar una musculatura fuerte y bien desarrollada y el tronco debe ser recto, ni abarrilado ni cóncavo. La cola se corta en los primeros días de vida, dejando una, dos o tres vértebras. La capa presenta una piel fina, bien adherente a todas las partes del cuerpo, con pelo liso y corto. Existen tres variedades de color reconocidas: negro, marrón y azul, siempre acompañados de zonas rojo-herrumbre bien marcadas y limpias (manchas fuego). Adiestramiento. La educación y por lo tanto el adiestramiento, debe basarse en la suavidad y en la firmeza, jamás en la violencia ni en el terror. Nunca se le debe pegar y es preciso, sobre todo, frenarle cualquier exceso eventual de agresividad inútil o de ferocidad. Sin embargo algunos ejemplos, afortunados raros, de propietarios fanático - es decir de gente que sólo quiere a un perro feroz- han dado a esta raza una imagen absolutamente falsa y deformante.

Es posible decir para esta raza más que para cualquier otra, que el carácter del perro depende fundamentalmente y directamente del amo y de las enseñanzas que esté en condiciones de proporcionarle. Reacio por naturaleza y dotado de una notable personalidad y carácter, se encariña mucho con su amo y su familia desconfiando de cualquier extraño. Dotado de una gran facilidad para el aprendizaje asimila con rapidez todas las enseñanzas, convirtiéndose en un guardián seguro para su propietario.

Altura y peso. Alzada a la cruz de 68 a 70 cm. para los machos y de 63 a 67 cm. para las hembras. Peso entre 20 y 26 kg. Cabeza. Vista de perfil y desde arriba, asemeja a un largo cono truncado. La piel está completamente adherida a la osamenta. Trufa negra, hocico largo con labios bien estirados que se unen perfectamente. El cráneo es plano y el perfil superior de la cabeza está formado por dos líneas paralelas (hueso nasal y hueso frontal) interrumpidas delante de los ojos con un ligero stop. Ojos. Ovalados, de tamaño mediano y color muy oscuro. Los perros con mantón marrón, pueden presentarlos más claros. Orejas. De inserción muy alta, el perro las lleva erguidas. Se cortan en punta. Cuello. Largo con relación a la cabeza, enjuto y musculoso, su línea esta armoniosamente arqueada en la nuca. Extremidades anteriores. Perfectamente rectas, el hueso del húmero forma casi un ángulo recto con el hombro, largo y bien inclinado. La articulación del codo, formada por la unión del antebrazo con el húmero, está completamente adherida al cuerpo. Cuerpo. Dorso muy fuerte. Cruz muy marcada, sobre todo en los machos. Esto determina, mediante su altura y su longitud, la inclinación de la línea del dorso hacia la grupa. Grupa redondeada pero no hundida. Costillas ligeramente arqueadas que llegan por debajo de la articulación del codo. Pecho bastante ancho que sobresale hacia adelante. Vientre notablemente retraído hacia arriba Extremidades posteriores. Muslos bastante anchos y de musculatura fuerte que forman con la rodilla un ángulo de aproximadamente 130º. Corvejones robustos, paralelos entre sí y formando un ángulo ampliamente obtuso con los huesos del metatarso que son perpendiculares al suelo. Pies. Cortos y cerrados con dedos arqueados hacia arriba (pies de gato). Cola. Cortada por la primera, segunda o tercera vértebra. Pelaje. Corto, denso, duro y Iiso, perfectamente adherente. Color negro, marrón oscuro o azul con manchas fuego.

ALIMENTACION. Las necesidades calóricas de esta raza son de 1.500/1.600 kcal. diarias. En su dieta debe tenerse en cuenta de que el Dobermann, a causa de su temperamento muy nervioso, tiende a consumir muchas energías.

CUIDADOS DIARIOS. La capa de pelo corto del Dobermann requiere pocos cuidados pero de todos modos no debe desatenderse: es aconsejable el empleo de un cepillo blando o mejor aún del guante.

CON EL VETERINARIO. Como otras razas de pelo corto, también el Dobermann, por medio de un mecanismo hereditario todavía desconocido, puede ser afectado por un tipo particular de sarna provocada por un parásito, el Demodex Canis, que se instala en los folículos pilíferos y se manifiesta con escamaciones y pústulas que lesionan gravemente la piel del perro. El diagnóstico precoz, es muy importante para esta afección ya que varía según la gravedad, correspondiendo al veterinario establecerlo en cada caso. Durante los primeros meses de vida, el Dobermann puede ser afectado por una deformación vertebral que incapacita parcialmente a las extremidades posteriores impidiéndose realizar sus funciones normales. Esta lesión, localizada por lo general entre la quinta y séptima vértebra cervical, se pone en evidencia a través de la radiografía. La terapia que da mejores resultados es la quirúrgica, precedida de un período durante el cual el perro es mantenido en reposo y sometido a una cura base de cortisona. El corte de las orejas debe realizar preferiblemente entre los 80 y 90 días de vida, edad en la cual ya están bien definidas las características de la cabeza. Esta intervención puede realizarse con diversos instrumentos, no siendo aconsejable el empleo del termocauterizador (aparato que realiza el corte por medio de un filamento metálico incandescente) porque el borde de las orejas, cortadas con este sistema, es irregular y por lo tanto estéticamente muy tosco. Es preferible la utilización del electrobisturí (aparato que efectúa el corte a través del paso de corriente), aunque el mejor sistema sigue siendo el corte con el tradicional bisturí de hoja. Después de la intervención y de la consiguiente cicatrización, resulta con frecuencia necesario ayudar a las orejas a mantenerse erguidas debido a que todavía obedecen a la tendencia natural de plegarse. Es necesario entonces, utilizar esparadrapo y una pequeña tablilla. Deben alternarse períodos de "vendajes" de 7-8 días con períodos de "orejas libres" de 2-3 días hasta que los pabellones permanezcan erguidos por sí solos. Un comportamiento anómalo, exclusivo del Dobermann, consiste en morderse el costado durante largas horas sin provocarse lesiones.