ENTLEBUCHER SENNENHUND

De talla media, esta raza es originaria del cantón de Lucerna, en Suiza, donde todavía cumple su función de guardián de vacas. Es un perro realmente incansable que realiza su trabajo con verdadero placer; es el más pequeño de los boyeros de origen suizo pero está dotado de un gran temperamento, robustez y vitalidad. Resulta todavía poco conocido fuera de su país de origen, aunque goza de una gran popularidad en sus valles, donde se le da el sobrenombre de "perro de los lecheros".

El origen de esta raza, como el de todos los boyeros suizos, debe buscarse en los molosos orientales de los cuales, a través de una selección que ha durado siglos, provienen todas ellas entre las que se encuentra el Entlebucher, que toma su nombre de la región de Entlebuch, en el cantón de Lucerna. Aquí se ha desarrollado y se utiliza como guardián atento y efectivo de las vacadas y también, como custodio de los establos y de los refugios alpinos.

Es un perro muy dócil y alegre al que le gusta mucho jugar, especialmente con los niños. La capa es similar a la de todos los boyeros suizos, con pelo corto y denso, uniformemente distribuido sobre las diversas partes del cuerpo. Su peso es bastante grande con respecto a su tamaño, lo cual sirve para demostrar que es un perro sólido y robusto. Es fornido, corto sobre las extremidades, con tronco alargado y línea superior muy sólida. Los cachorros nacen rabones (carecen de las últimas vértebras caudales), como una adaptación natural al corte que durante siglos, venía realizando el hombre. El perro lleva su trozo de cola casi horizontal. La expresión es muy vivaz, con ojos pequeños y de color marrón oscuro.

Alzada a la cruz. De 40 a 50 cm. Cabeza. Proporcionada con el cuerpo. Trufa negra. Labios poco pronunciados. Maxilares potentes y bien marcados, Escotadura naso-frontal, leve y visiblemente descentrado. Cráneo plano. Ojos. Bastante pequeños, marrones vivaces. Orejas. Pequeñas, de inserción alta, con forma de "V", cuelgan adheridas a las mejillas. Se vuelven ligeramente hacia adelante cuando el perro esta atento. Cuello. Corto y bien inserto en los hombros Cuerpo. Tórax bastante profundo por lo cual el perro aparece más largo que alto. Pecho ancho y caído. Dorso recto y fuerte. Extremidades. Rectas y robustas. Hombros largos y oblicuos. Corvejones muy flexibles. Pies redondeado y cerrados. Pueden tener espolones. Cola. Corta desde el nacimiento. Pelaje. Corto, apretado y muy adherente, duro y lustroso. Color: negro con manchas fuego amarillas o leonadas sobre los ojos, en las mejillas y en las cuatro extremidades. Pueden presentarse manchas blancas, regulares y simétricas sobre la cabeza (lista), en el cuello, sobre el pecho y en los pies donde, entre el negro y el blanco, se encuentran lasa manchas fuego.

ALIMENTACION. Las necesidades en Kcal. diarias, como ración de mantenimiento en el ejemplar adulto, son de 1.200 - 1.300.

CUIDADOS DIARIOS. Dotado de un pelo duro, muy adherente y denso que le permite resistir perfectamente a los elementos atmosféricos, el Entlebucher Sennenhund, no requiere cuidados particulares para la higiene de la capa, naturalmente, el uso siempre aconsejable, para los perros con este particular tipo de pelo, de un cepillo blando.

CON EL VETERINARIO. Al nacer, se presenta rabón aunque nunca carente por completo de vértebras caudales (anuro). Si el cachorro tiene espolones, se procede, cortándolos con la tijera a lo que debe seguir un punto de sutura para evitar que, a través de la pequeña herida, puedan penetrar en la circulación sanguínea gérmenes capaces de provocar infecciones, incluso peligrosas.