GROENLANDES

Es una de las razas nórdicas menos difundidas, aunque seguramente la más dura, capaz de soportar prolongadas fatigas contentándose con poco alimento: se cuenta que, durante las largas y extenuantes marchas durante las cuales pierde bastantes kilos de peso, mantiene sin embargo, inmutables su fuerza y su resistencia. No le gusta vivir en ambientes cerrados y su dieta preferida, similar a la de otros perros de trineo, es fundamentalmente a base de pescado.

El origen de esta raza es similar al de las otras razas de trineo. Su nombre proviene de la gran isla polar (Groenlandia) donde su difusión ha sido mayor. El Groenlandés ha trabajado y aún trabaja en tiros y, por lo tanto, su obediencia al amo es tal vez menor con respecto a otros perros, aunque también se le utiliza para perseguir y cazar osos y caribúes, actividad en la cual demuestra un valor extraordinario.

Es un perro de constitución fuerte, cuya altura, en los machos, supera los 60 cm. con un peso aproximado de 40 kg. El cráneo es ancho y un poco abovedado, el hocico tiene forma de cono, es muy robusto y presenta una dentadura muy desarrollada, que cierra perfectamente a tijera. Los ojos tienen una expresión firme y segura, las orejas son pequeñas y triangulares, recubiertas con pelo corto pero muy apretado y fino. El tronco, potente y sólido, se apoya en extremidades robustas, musculosas y con pies bastante grandes que aseguran una perfecta fijación en terrenos nevados o helados. El pelaje es denso y duro, con subpelo impermeable, cuyo color puede ser uniforme o a manchas. La cola bastante corta y gruesa, está provista de abundante pelo, y el perro la lleva perfectamente enrollada sobre el dorso.

Alzada a la cruz. 60 cm. y más para los machos, 55 cm. y más para las hembras. Cabeza. Trufa negra, con la posibilidad de adquirir el color carne durante el verano. Caña nasal recta y ancha. Labios pequeños y cerrados. Hocico en forma de cono, fuerte, ancho en la base y que se afina hacia la trufa. Dientes extremadamente fuertes. Stop marcado pero no hundido. Cráneo ancho y ligeramente abovedado. Ojos. Oscuros o claros, según la capa. En posición levemente oblicua, ni prominentes ni hundidos. Orejas. Bastante pequeñas, triangulares y redondeadas en el extremo, que el perro lleva bien erguidas. Cuello. Muy fuerte y relativamente corto. Extremidades anteriores. Perfectamente rectas si se miran de frente. Con músculos y osamenta fuertes. Codos libres pero adheridos al cuerpo. Cuerpo. Fuerte y muy musculoso. Tronco levemente más corto que la alzada a la cruz. Tórax muy ancho. Dorso recto. Costados rectos y anchos. Grupa ligeramente caída. Vientre no retraído, en línea con el tórax. Extremidades posteriores. Perfectamente rectas si se miran de atrás, con muy poca angulación. Corvejones anchos y fuertes, musculosos y con una maciza osamenta. Pies. Bastante gruesos, fuertes, redondeados, con uñas y plantas fuertes. Cola. Gruesa y bastante corta, el perro la lleva enrollada sobre el dorso. Pelaje. Cerrado, recto, áspero, bastante corto en la cabeza, más largo sobre el cuerpo, abundante en la parte inferior de la cola, donde forma un tupido penacho. Subpelo denso y suave. Son admitidos todos los colores tanto uniformes como con manchas, a excepción del blanco total.

ALIMENTACION. Las necesidades, en ración de mantenimiento, en un país de clima templado, son aproximadamente de 1.700 Kcal diarias. Para los cachorros, es de fundamental importancia el suministro de un complejo mineral-vitamínico, que estará en relación con la edad y el peso del animal.

CUIDADOS DIARIOS. En su país de origen, no es necesario cepillarlo diariamente. Sin embargo, en los países de clima templado eso se hace imprescindible debido a que en su densa capa, constituida por pelo doble y un apretado subpelo, con el calor puede producirse un eccema que, además de resultar estéticamente desagradable, es la causa de infecciones y de una intensa picazón.

CON EL VETERINARIO. En los cachorros, inmediatamente después del nacimiento o algunos días más tarde, se procede a extirpar los espolones.