GROSSER SCHWEITZER SENNENHUND

Conjuntamente con el Berner Sennenhund, es la raza de boyeros suizos de mayor tamaño, alcanzando una alzada a la cruz de aproximadamente 70 cm. A diferencia de las otras, que se han radicado en regiones determinadas o valles de Suiza, esta se ha difundido por toda la confederación y es utilizada indistintamente para cuidar las vacadas o como excelente perro de guarda. Muy robusto, vive perfectamente al aire libre y necesita amplios espacios para poderse mover y lograr un armónico desarrollo de su potente estructura.

Su historia es tan antigua como la de Suiza. Desde la Edad Media, era conocido como perro de guerra utilizado por los ejércitos de los confederados helvéticos, permaneciendo casi incambiado en el tiempo, modelándose un carácter muy equilibrado. Hoy es empleado como perro de vacadas, pero también como guardián de fincas y para tirar del trineo con cargas no muy pesadas. A pesar de toda estas buenas cualidades, es poco conocido fuera de su país de origen.

Perro grande de tamaño, con un aspecto general que denota seguridad y tranquilidad, tiene una gran resistencia y se mueve con paso austero. La cabeza es bastante robusta, con el cráneo bien desarrollado, stop moderadamente marcado, hocico potente y dentadura muy robusta. Los ojos son de color oscuro, no muy grandes, con una expresión atenta y fiel y las orejas triangulares, colgantes y planas. El tronco está muy desarrollado, las extremidades anteriores y posteriores son fuertes, musculosas y bien verticales con pies cortos y compactos. La capa tiene pelo corto, denso y apretado, de color negro, con las mismas manchas fuego y placas típicas de todos los otros perros del grupo de los boyeros.

Alzada a la cruz. Machos de 65 a 70 cm., hembras de 60 a 65 cm. Cabeza. Robusta con relación al cuerpo pero no pesada. La longitud del cráneo, desde la cresta occipital a los ojos, es igual a la del hocico desde los ojos a la punta de la trufa. Caña nasal recta. Mandíbulas de mediana longitud, fuertes. Stop poco marcado Cráneo plano en la parte superior. Hendedura central leve. Ojos. De tamaño mediano, de color variable desde el avellana al marrón. Orejas. De tamaño mediano, triangulares, de inserción bastante alta. En reposo cuelgan sobre la cabeza mientras que, cuando el perro está excitado, están vueltas hacia adelante. Cuello. Fuerte y musculoso, de longitud media, sin papada. Extremidades anteriores. Hombros largos, fuertes y emplazados oblicua mente formando con el brazo un ángulo obtuso. Antebrazo recto. Cuerpo. Caja torácica con una sección que no es plana ni tampoco con forma de barril. Pecho largo y profundo. Corvejón alto y largo, dorso de longitud mediana, robusto y recto. Ijadas anchas y fuertes. Grupa larga y ancha que baja con una curva. Extremidades posteriores. Muslos largos, fuertes y musculosos. Fémur bastante largo y, visto de lado, inclinado sobre la pierna. Corvejones anchos y fuertes. Pies. Cortos y redondos con dedos cerrados y arqueados. Uñas cortas y fuertes. Se extirpan los espolones de las extremidades posteriores. Cola. Un poco pesada, larga hasta el corvejón. En reposo el perro la lleva baja pero cuando se excita la levanta con una leve curva hacia arriba. Pelaje. Pelo exterior duro, de 3 a 5 cm. de largo con subpelo. Color del fondo, negro con manchas simétricas rojo-herrumbre y blancas. Las manchas rojas se encuentran sobre los ojos, en las extremidades, en los pies y a ambos lados del pecho. Las manchas blancas se encuentran en el hocico y facultativamente sobre los dedos.

ALIMENTACION. Las necesidades de este perro de gran tamaño son de 2.300 - 2.400 Kcal. diarias, en ración de mantenimiento. Si el perro es utilizado como guardián de bovinos, establos y rediles alpinos, cuando el ejercicio físico es mayor las necesidades en Kcal. diarias se elevan hasta dos veces y media de los valores arriba indicados. Particularmente importante en la primera fase de vida, es la aportación vitamínica y de sales minerales, sin embargo es preciso tener mucho cuidado ya que a veces un exceso, es más peligroso que una carencia.

CUIDADOS DIARIOS. Provisto de un pelo exterior apretado y de un subpelo que le garantizan una buena resistencia a los elementos atmosféricos, el Grosser Schweizer Sennenhund requiere, para el cuidado de su capa, la utilización alternativa de un cepillo con púas metálicas y otro de cerda.

CON EL VETERINARIO. Si está provisto de espolones en las extremidades posteriores, es conveniente extirparlos inmediatamente después del nacimiento porque, en el perro adulto, son muy grandes.