LAPPHUND

La Federación Cinológica Internacional incluye a esta raza, de origen sueco, entre los perros de pastor debido a que en su país era utilizada para cuidar las manadas de renos ademas de la guardería, la defensa y frecuentemente, también para la caza mayor. Es un perro muy cariñoso con el amo y con los niños, pero extremadamente desconfiado hacia los extraños. Versátil y diligente, vive perfectamente al aire libre incluso, en las condiciones climáticas más inclementes.

Durante siglos, ha sido el perro del pueblo lapón del cual ha tomado incluso, el nombre. Por su extrema versatilidad, era utilizado para realizar diversas tareas como la guardia y el cuidado de las manadas, la caza y, más raramente, para tirar del trineo con cargas livianas: por lo tanto un excelente auxiliar de aquél pueblo ártico en vía de extinción. Los orígenes de esta raza, son ciertamente comunes a los de los otros grandes Spitz que después, adaptándose y ambientándose en las diversas regiones polares, han dado lugar a las comúnmente definidas como "razas nórdicas". El Lapphund está hoy muy difundido en las regiones septentrionales de Suecia donde sólo es utilizado para la guarda, mientras que es poco conocido en su país de origen.

Es un perro de hermoso aspecto, de tamaño no muy grande y de buena potencia, que se mueve con gran agilidad y vivacidad: nunca debe parecer demasiado liviano. Está dotado de un abundante pelaje, con pelo exterior denso y rígido que podría definirse como "de cepillo", como todas las razas del norte y también provisto de un subpelo fino y tupido, perfectamente impermeable. El color más común es el negro, pero hay ejemplares de color marrón oscuro y blanco, caso en el cual las manchas deben tener límites bien marcados y un trazado preciso en el collar, en el pecho y en los pies (sin embargo, los seguidores de esta raza, prefieran las capas uniformes). La cola puede ser corta, incluso desde el nacimiento.

Alzada a la cruz. Machos de 45 a 50 cm., hembras de 40 a 45 cm. Cabeza. Con forma de cono. Trufa oscura, preferiblemente negra carbón. Caña nasal recta. Labios adherentes. Hocico un poco corto, de forma cónica, que se achica y afina hacia la trufa. Cráneo arqueado y ancho entre las orejas. Dentadura con cierre a tijera. Stop bien marcado. Arcos superciliares levemente salientes. Ojos. Bastante grandes y bien distanciados entre sí, en posición horizontal, no oblicuos. Color marrón oscuro. Orejas. Anchas en el nacimiento, bien distanciadas entre sí, cortas, erguida y puntiagudas pero con la punta a veces replegada. Cuello. De mediana longitud, enjuto, poderoso, con papada. Extremidades anteriores. Cortas con respecto al cuerpo. Antebrazos fuertes y en aplomos correctos. Cuerpo. Tórax más largo que alto. Dorso recto. Vientre ligeramente retraído . Extremidades posteriores. También correctamente aplomadas. Corvejones y rodillas ligeramente angulados. Pies. Fuertes, alargados, con dedos cerrados y arqueados. Pelo entre los dedos. Cola. Enrollada sobre el dorso, cubierta por denso pelo. Puede ser corta desde el nacimiento o amputarse parcialmente. Pelaje. Pelo exterior abundante, a cepillo, denso y rígido, corto sobre la cabeza, sobre el hocico y sobre la parte anterior de las extremidades y en el cuello. Subpelo fino, tupido e impermeable. Color: marrón oscuro, negro, marrón-blanco. El pecho puede ser completamente blanco o presentar una estrella blanca o un collar blanco.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias en ración de mantenimiento se han establecido entre 1.500 y 1.600 Kcal. diarias. Los ejemplares alimentados a base de pescado, requieren en su dieta, un complemento con vitaminas del grupo B, mientras que para aquellos con una dieta mixta, es preciso el suministro de vitaminas y sales minerales.

CUIDADOS DIARIOS. Es un perro de gran resistencia a las bajas temperaturas: el vivir constantemente al aire libre, es una norma para esta raza. Factores fundamentales para mantener íntegras la piel y la capa son una buena alimentación, una adecuada higiene, en especial de la perrera y la posibilidad de pasar diariamente, de manera enérgica, el cepillo, sobre toda la superficie de la librea.

CON EL VETERINARIO. En el momento de nacer, la mayor parte de los cachorros presentan la cola corta. Los ejemplares que por el contrario tengan la cola íntegra, se someten, después de algunos días de su nacimiento, a la amputación parcial de la misma.