MASTIN ESPAÑOL

El nombre de esta raza generaliza su procedencia ya que es originario de la región central de Extremadura, de ahí una de las denominaciones que también recibe. Raza de gran dureza, vive muy bien al aire libre. Con una alzada a la cruz de 70 cm., el Mastín español resulta un óptimo guardián en el campo, custodiando casas y animales. También es un óptimo cazador de grandes animales como jabalíes y lobos. Fuera de su país de origen, es poco conocido constituyendo por lo tanto, una raza casi exclusiva de España.

Aunque se la considere una raza autóctona de España, es evidente su procedencia de los mastines orientales. De todos modos, es una raza ya fijada desde hace siglos y criada especialmente en las regiones de La Mancha y Extremadura, donde era empleado para cuidar los establos y las majadas.

El aspecto general es el de un perro muy robusto y sólido. Alcanza en los machos una alzada a la cruz de 70 cm., con un peso aproximado de 50 a 60 kg. Conjuntamente con el Mastín de los Pirineos, se diferencia notablemente de todos los otros mastines por el hocico que es bastante largo con stop poco acentuado. El cráneo es relativamente ancho y convexo con orejas pequeñas, insertas por encima de la línea de los ojos y que caen planas sobre las mejillas. Ojos no muy grandes, con expresión atenta e inteligente, de un hermoso color ámbar muy oscuro. Cuello potente y musculoso; tronco un poco más largo que la alzada a la cruz, con tórax bien desarrollado y grupa ovalada; extremidades fuertes y bien aplomadas. Capa con pelo no demasiado largo pero abundante, fino y delicado al tacto.

Su carácter, firme y decidido se ha elaborado en el transcurso de los siglos, según las funciones que cumplía. Susceptible de adiestramiento, el Mastín español también es utilizado en la actualidad, por el ejército de este país, especialmente para custodiar instalaciones militares, depósitos de armas y polvorines. De todos modos, su principal utilización sigue siendo como perro de guardería y de defensa.

Altura y peso. Alzada a la cruz de 60 a 70 cm., peso de 50 a 60 Kg. Cabeza. Bien construída y proporcionada. Cráneo ancho, ligeramente convexo, hocico largo. Trufa negra. Labios grandes: los inferiores forman, en la comisura, dos grandes bolsas colgantes, redondeadas, húmedas, de color rojizo en los bordes y negro en el centro. Stop poco acentuado. Ojos. Pequeños e inteligentes. Bolsa lacrimal muy floja que cae formando un ángulo que muestra, de manera casi completa, la conjuntiva. Orejas. Pequeñas y fuertes en la base, colgantes, en punta. Cuello. Musculoso, con piel abundante y floja, que forma dos gorgueras perfectamente iguales por una profunda hendedura. Extremidades anteriores. Hombros bien trazados, fuertes y musculosos. Extremidades fuertes pero no toscas bien modeladas, con nervios, músculos y tendones evidentes. Antebrazos rectos no excesivamente largos. Pies no muy grandes con dedos y falanges bien definidos. Cuerpo. Fuerte y robusto pero al mismo tiempo ágil. Cruz situada por debajo de la grupa. Dorso recto, costiIlas anchas. Costados muy musculosos. Extremidades posteriores. Largas bien colocadas formando casi un ángulo recto con el cuerpo. Fuertes y musculosas en la parte superior, finas y bien modeladas en la inferior. Verticales y paralelas entre sí no tienden a unirse en los corvejones. Pies provistos de espolones, bien apoyados, cortos, con dedos netamente dibujados. Cola. Fuerte y flexible, con pelo muy denso y largo, el perro la lleva baja con una ligera curva en el extremo pero cuando se excita la lleva levantada pero sin que se enrolle sobre el dorso Pelaje. No muy largo, abundante, con pequeños flecos sobre el esternón y en la parte interior de los antebrazos. El color varía mucho de individuo a individuo y las tonalidades más comunes son: rojo-ladrillo, color lobo, blanco y dorado, blanco y gris atigrado, entrecano. En las capas oscuras el pelo es más claro en la base. La piel es blanco-rosada.

ALIMENTACION. Las necesidades diarias de kcal, en ración de mantenimiento son de 2600-2700. Duro por naturaleza, el Mastín español no conoce problemas especiales de dieta.

CUIDADOS DIARIOS. El cuidado del pelaje requiere el empleo de un cepillo metálico o de mucha cerda. Particular atención deberá prestar el propietario al inspeccionar los pliegues del cuello, la parte del cuerpo donde más fácilmente pueden cobijarse las garrapatas. Por las características de los lacrimales, bastante caídos, puede presentarse en esta raza, una tendencia a la conjuntivitis provocada por diferentes causas pero en especial por cuerpos extraños: en este caso, para resolver el problema, es suficiente con quitar estas pizcas después de lo cual conviene realizar alguna aplicación de un colirio desinfectante.

CON EL VETERINARIO. En una época, por exigencias muy particulares, se realizaba el corte de las orejas y el corte de la cola: se trata de operaciones abandonadas casi por completo. También los espolones, que algunos ejemplares pueden tener en las extremidades posteriores, en la actualidad tampoco son amputados.