PERRO DE MONTAÑA DE LOS PIRINEOS

Es un perro de gran tamaño, con abundante pelo blanco y bastante largo y plano, originario de los Pirineos. Fácilmente adiestrable, con un mínimo de enseñanza puede llegar a ser un buen guía entre las nieves mas difíciles, es un perro de salvamento en los aludes así como también guardián de las ovejas. Necesita un espacio suficientemente amplio para poder lograr un completo desarrollo corporal y muscular. Difundido hasta ahora sólo en Europa, está encontrando nuevos simpatizantes incluso, en otros continentes.

Como lo dice su propio nombre, esta raza es originaria de los Pirineos y más particularmente del estado independiente de Andorra. Sus orígenes son bastante lejanos y se remontan a los perros orientales. Se dice para la "construcción" de esta raza han contribuido el Pastor húngaro, Kuvasz y el Pastor Maremmano Abruces. Es una raza de montaña por excelencia como el San Bernardo. Su abundante capa lo protege de las más rígida temperaturas de alta montaña, que es su ambiente natural.

Perro de gran tamaño, fuerte y musculoso no debe aparentar, sin embargo ser pesado ni tosco. La alzada a la cruz varía los machos entre los 70 y 80 centímetros y su peso puede ser superior a los 50 kg. La cabeza, en conjunto, es relativamente pequeña y ligera, asemejándose un poco a la del oso. Los ojos son de un hermoso color ámbar, con bordes siempre negros. Las orejas, algo pequeñas, caen planas sobre las mejillas. Las extremidades fuertes y el tronco muy sólido, le dan a este perro un aspecto potente, para lo cual contribuye también el abundante pelaje blanco que presenta manchas amarillas o gris-lobo en la cabeza. Es característico el doble espolón en las extremidades posteriores que debe presentarse articulado y bien desarrollado.

Su carácter, particularmente versátil y equilibrado, ha hecho que este perro tenga diferentes utilizaciones. Optimo cuidador de los rebaños que defiende con firmeza de los osos antaño abundantes en los Pirineos, e incansable perro de salvamento alpino, resulta un guardián temible de la casa. Para esta última función está siendo, en la actualidad, muy apreciado en diversos países.

Altura y peso. Alzada a la cruz: de 70 a 80 cm. para los machos y de 65 a 72 cm., para las hembras. Peso de 45 a 55 kg., según la estatura. Cabeza. Proporcionalmente no es grande, presentando un cráneo ligeramente convexo. Hocico ancho, bastante largo y ligeramente puntiagudo en el extremo. Trufa negra. Escotadura naso-frontal, poco pronunciada. Los labios, negros como el paladar no colgantes, recubren la mandíbula inferior. Ojos. Bastante pequeños, de color marrón ámbar, con un emplazamiento ligeramente oblicuo, dotan al animal con una expresión dulce e inteligente. Párpados con un contorno negro. Orejas. Insertas sobre la línea del ojo, caen planas sobre la cabeza, son pequeñas, triangulares y redondeadas en el extremo. Cuello. Bastante corto y muy fuerte, con papada poco abundante. Cuerpo. Tórax ancho y profundo. Costillas ligeramente arqueadas. Costados con poca caída. Grupo de perfil ligeramente inclinado, con ancas muy salientes. Extremidades. Las anteriores, rectas y fuertes, con hombro moderadamente oblicuos. Muslos musculosos bastante altos, de forma casi triangular. Corvejones anchos, enjustos y con franjas de pelo más largo en la parte posterior. Espolones dobles en las extremidades posteriores y a veces también presentes en las anteriores. Pies. No muy largos, compactos, dedos ligeramente arqueados. Cola. Bastante larga, con abundante pelo que forma un penacho en la punta. Habitualmente, el perro la lleva baja pero en los momentos de excitación o de atención, la levanta haciéndole adquirir la forma de una rueda. Pelaje. Liso y abundante, largo y suave. Más largo sobre el cuello donde puede ondularse ligeramente. Sobre la cola y sobre la parte posterior de los muslos donde forma calzones, es también más abundante, más fino y más lanoso. Color blanco, a veces con manchas amarillo-claro o grises en la cabeza, en las orejas y en la base de la cola.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias de esta raza son de 1.300/1.500 kcal. diarias. Como cualquier otra raza de gran tamaño y manto largo y denso, también al Perro de Montaña de los Pirineos es preciso suministrarle, por separado, una cierta dosis de vitaminas y ácidos grasos. Sin embargo, hay que tratar de no excederse en tal integración para evitar el riesgo de una enfermedad denominada osteodistrofia hipertrófica que se manifiesta con dolores y ensanchamiento de la parte media de los huesos de las extremidades. La terapia de esta enfermedad consiste precisamente, en un aumento de la vitamina C, a establecer por el veterinario y en una reducción general de las otras vitaminas y sales minerales

CUIDADOS DIARIOS. Debido a la longitud del pelo, resulta indispensable cepillarlo diariamente.

CON EL VETERINARIO. Una característica de esta raza es la presencia, desde el nacimiento, de los espolones. Los problemas que éstos causan, no son de orden estético -no enturbian para nada la belleza del perro- sino eminentemente práctico: en efecto, los espolones, especialmente en los perros que viven al aire libre pueden engancharse en ramas, alambres, etc., causando heridas, incluso profundas.