PASTOR BERGAMASCO

Habiendo vivido durante siglos en las zonas alpinas más inaccesibles, donde las comunicaciones eran escasas y difíciles, esta raza noble y antigua se ha fijado con absoluta pureza a través de una selección natural, lo que ha hecho que llegaran hasta nuestros días únicamente los ejemplares más fuertes y resistentes y por lo tanto los mejor dotados en cuanto a temperamento y equilibrio. Este es el Pastor Bergamasco, una de las razas italianas de perros más hermosas.

Sobre los orígenes de esta raza que toma su nombre de los valles bergamascos donde mayor era su difusión, existe una disputa aún no resuelta entre los cinófilos franceses e italianos. Los primeros sostienen que el Pastor Bergamasco desciende del Pastor de Brie, reivindicando casi un derecho de primogenitura. Los italianos por su parte, invalidan tal argumento al establecer que ha sido el Pastor Bermeo quien influyó morfológicamente en el pastor francés. Si, como por otra parte parece cierto, ambas razas descienden de los perros traídos a Europa por pueblos venidos de Asia, resulta lógico pensar que éstos hayan estado antes en Italia que en Francia. De todos modos, estas dos razas tienen muchas afinidades y, su procedencia, está relacionada con el antiguo "canis familiaris matris optimae" más conocido como "perro de la edad del bronce". Llegados por lo tanto a Europa con pueblos asiáticos, estos perros se adaptaron en las diversas regiones siendo el origen de casi todas las razas de pastor. Su evolución, está en relación directa con los factores climáticos, ambientales y los trabajos que estas razas realizaron. El Pastor Bergamasco, se extendió por toda la región nordoccidental alpina y, a finales del siglo pasado se conocía simplemente como "Perro de montaña". Sucesivamente se definió como perro "Pastor de los Alpes italianos" para llegar finalmente, a la denominación actual de Perro de Pastor Bergamasco reconociendo de este modo, de manera justa, sus orígenes y su mayor difusión por los valles bergamascos. La disminución del pastoreo ha provocado, en tiempos relativamente recientes, su desaparición casi total, que se evitó gracias a unos pocos criadores apasionados. Hoy por hoy es posible decir que el Bergamasco ya no corre ningún peligro de extinción y que se está difundiendo cada vez más no sólo en Italia sino también en toda Europa.

El Perro de Pastor Bergamasco es de tamaño mediano, muy duro, de construcción robusta, con un carácter firme y decidido pero que sin embargo no tiene excesos ni de temeridad ni de maldad. Particularmente característica es su capa con pelo largo y abundante, duro al tacto como el de las cabras que, a medida que el perro se va haciendo adulto, tiende a afelparse en flecos que cubren casi todo el tronco. En la cabeza, el pelo es menos duro y cubre los ojos. En las extremidades y en la cola presenta unos flecos un poco suaves que cuelgan sin formar penachos. Los colores más comunes y admitidos, son todas las tonalidades del gris uniforme o manchado y el negro opaco definido como. El blanco uniforme descalifica al perro en los concursos como también las manchas claras que superan a la quinta parte de la superficie total del cuerpo. El Pastor Bergamasco es un perro de gran resistencia, excelente andador y por lo tanto, su estructura general debe adecuarse a esta característica. Cabeza imponente, osamenta robusta. tronco compacto y sólido, musculatura bien desarrollada: son las cualidades esenciales de este perro que debe desarrollar su trabajo en ambientes naturales muy difíciles, con climas rígidos, cuidando a los rebaños de los animales que los acechan y otros eventuales peligros, habiéndose demostrado también. al mismo tiempo, como un excelente guardián de la casa.

Altura y peso. Alzada a la cruz: machos de 58 a 62 cm., hembras de 54 a 58 cm. Peso: machos de 32 a 38 kg., hembras de 26 a 32 kg. Cabeza. Grande, con forma de paralelepípedo, cráneo con la misma longitud del hocico y ligeramente convexo entre las orejas. Hocico que se afina gradualmente hacia el extremo donde se trunca. Trufa negra con fosas nasales negras y bien abiertas. Caña nasal recta. Stop acentuado. Mandíbulas bien desarrolladas. Ojos. Grandes, en posición subfrontal. de color marrón. Orejas. De forma triangular, de nacimiento alto y colgantes en sus 2 extremos. Cuello. Fuerte, más corto que la cabeza, sin papada. Extremidades anteriores. Hombros fuertes, macizos. Paletilla con un Iongitud algo superior a un cuarto de la alzada a la cruz. Brazo fuerte y musculoso, inclinado entre 60º y 70º con respecto a la horizontal. Antebrazo vertical, largo como el brazo. Carpo y metacarpo sobre la misma línea del antebrazo. Cuerpo. Longitud del tronco similar a la alzada a la cruz. Pecho ancho abierto. Dorso ancho, con perfil superior rectilíneo exceptuando el corvejón, más alto. Riñones ligeramente convexos. Grupa ancha y musculosa, bien inclinada. Vientre que se levanta ligeramente. Extremidades posteriores. Muslo largo, ancho, musculoso. Pierna con fuerte osamenta y músculos delgados. Metatarso robusto y delgado. Pies. De forma ovalada, con dedos unidos y arqueados, recubiertos con un apretado pelo. Plantas delgadas negras. Uñas fuertes y curvadas. Cola. lnserta en el último tercio de la grupa, grande y robusta, larga hasta el corvejón, en sus dos primeros tercios cuelga, curvándose en el último cuando el perro está en reposo y levantándose cuando éste está en acción . Pelaje. Blando y muy largo, a manera de flecos ondulados, exceptuando la mitad anterior del tronco donde se presenta bastante duro. Color gris uniforme o a manchas de diversa gradación.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias del Pastor Bergamasco se han calculado en 2.000 Kcal. diarias para los machos y 1.700 para las hembras en ración de mantenimiento. Es un animal dotado de gran resistencia física que le permite superar distancias muy grandes incluso, en las condiciones climáticas más desfavorables. En la fase del crecimiento, su dieta deberá prepararse con particular atención para no incurrir ni en carencias ni en excesos de minerales o vitaminas. Es importante el suministro de aceites vegetales en la proporción del 1% al 2% del peso del alimento seco, tanto para el cuidado del pelaje, para lo cual están especialmente indicados, como para prevenir diversas insuficiencias del organismo. En animales alimentados con huevos crudos, puede presentarse una dermatitis con pérdida y mal crecimiento del pelo debido a una sustancia contenida en la clara, capaz de destruir la vitamina H e impedir la digestión de las proteínas. Con el suministro de huevos cocidos, podrá evitarse esta posible carencia.

CUIDADOS DIARIOS. Al estar el Pastor Bergamasco provisto de una densa capa de pelo duro y largo, los ejemplares adultos no deben bañarse ni cepillarse si se quieren mantener con sus característicos flecos los que constituyen sin lugar a dudas, una forma de prevención contra parásitos y residuos que terminan por quedar adheridos en el apretado subpelo. Precisamente, al existir un apretado subpelo y un pelo largo y, ante la imposibilidad de realizar "masajes reparadores" con el cepillo, se crean las condiciones para la aparición de una forma eccematosa, localizada con frecuencia sobre el dorso que, incluso, a veces es muy dolorosa. Por lo tanto, es muy importante que este perro viva en condiciones ambientales favorables, al aire libre, disponiendo de una perrera adecuada que se limpia diariamente y que se desinfecta con cierta periodicidad. El propietario de un Pastor Bergamasco, deberá tomar la precaución de inspeccionar, con cierta frecuencia su pelaje, para establecer la eventual presencia de parásitos.

CON EL VETERINARIO. Inmediatamente después del nacimiento, se procede a extirpar los espolones de las extremidades posteriores.