POITEVIN

Poitevin, también llamado, más comunmente, Perro del Alto Poitou, es un perro francés de gran tamaño muy utilizado para la caza del ciervo, del corzo y con frecuencia, también de la liebre. Dotado de un olfato excepcional y muy fino, es capaz de encontrar rastros casi desvanecidos, incluso a distancia. Es muy resistente, tiene una inteligencia rápida y vivaz, presentando en el volumen de su voz otra característica interesante: es tan alto, que cuando avisa a los cazadores la presencia de los animales, parece realmente un trueno.

La creación propiamente dicha de este enorme perro de rastro, se remonta a la mitad del siglo XIX y es fruto de cruzamientos con el perro de Larye, a su vez descendiente de los perros irlandeses y con el Galgo inglés o Greyhound, cruzado después con el perro de Céris que proviene directamente de los antiguos "perros blancos del Rey". El Poitevin es, seguramente, una de las razas de sabuesos más clásicas y hermosas. Encontrarlo puro, es en la actualidad algo verdaderamente raro incluso en Francia, donde todavía puede verse alguna que otra jauría. Sin embargo, su sangre se la encuentran en algunas jaurías de perros "Bastardos", provenientes de cruzamientos con otras razas como los Anglo-franceses y los Saintongeois. Estos son los perros que en mayor número se encuentran en Francia, apreciados por muchos cazadores a los que poco les importa la pureza del perro siempre que tenga buenas cualidades para la caza y su coste no sea muy alto, que es el caso de estos mestizos. Fuera de Francia, el Poitevin es prácticamente desconocido, hasta el punto de estar por completo ausente de las exposiciones caninas europeas.

El Poitevin es un perro de aspecto muy elegante, fuerte y al mismo tiempo liviano, que se mueve con extrema agilidad y que se adapta muy bien, incluso en los terrenos difíciles, tanto como para no dudar en introducirse por los lugares más escarpados y perseguir a su presa. Particularmente atractiva es su capa, con pelo corto y brillante y en la cual se mezclan tres colores: blanco, negro y anaranjado.

Alzada a la cruz. De 60 a 70 cm. Cabeza. Alargada pero no demasiado, no muy ancha. Huesos prominentes, con ligera protuberancia en parte posterior del cráneo. Caña nasal no excesivamente larga y levemente convexa. Trufa negra, ancha y prominente. Hocico relativamente afinado. Cráneo bastante plano que desciende con pendiente casi imperceptible hacia la caña nasal. Labio superior que recubre perfectamente al inferior. Ojos. Grandes, marrones, con borde negro. Orejas. De nacimiento un poco bajo, de mediana longitud, ni demasiado anchas ni estrechas, con una leve forma curvada. Cuello. Largo, fino, carente de papada. Extremidades anteriores. Rectas, enjutas, muy musculosas, fuertes, planas y anchas. Hombros largos, anchos, rectos y pegados al tórax. Cuerpo. Tórax muy profundo, más alto que ancho. Costillas largas. Dorso y riñones musculosos. Vientre levemente retraído. Grupa bastante larga y levemente colgante. Flanco un poco levantado. Ancas largas, macizas y levemente oblicuas. Extremidades posteriores. Muslos muy musculosos, corvejones bajos en aplomo correcto y un poco angulados. Pies. De lobo, relativamente alargados y resistentes. Cola. De mediana longitud, un poco fina, forma una pequeña curva. Pelaje. Corto y brillante. Color: tricolor, blanco, anaranjado y marrón o incluso blanco, anaranjado y negro a veces sólo blanco y anaranjado.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias, calculadas en Kcal. diarias, como ración de mantenimiento, son de 1.700 - 1.750. El suministro de vitaminas y sales minerales, nunca en dosis excesivas, es importante no sólo para el cachorro en el período del crecimiento y para las hembras durante la gestación y la lactancia sino que también resulta esencial para todos aquéllos ejemplares dedicados a la caza. Es precisamente durante la época en que está se desarrolla que, una alimentación inadecuada conjuntamente con un estado de "stress" prolongado, puede ser el origen de algunas enfermedades.

CON EL VETERINARIO. Como se ha dicho, es una buena norma antes del período de caza, hacer que el Poitevin se encuentre en óptimas condiciones para desarrollar su trabajo. Esto no se logra sólo a través de la alimentación y del ejercicio físico, sino haciendo analizar también las heces por parte del veterinario y en las cuales pueden existir huevos parásitos.