PULI

A los ojos del profano, esta simpática raza de pastor, de origen húngaro, puede asemejarse a un Komondor en miniatura; sin embargo, se trata de una raza con características sustancialmente diferentes. Excelente conductor de ganado (ovejas y vacas), buen guardián de la casa y de la finca, es un perro dotado de gran vivacidad, mucho coraje y una gran dedicación a su amo. Tenerlo en la casa puede crear algún pequeño problema debido a su capa y, por otro lado, hay que tener en cuenta que le gusta vivir al aire libre.

El Puli es una de las razas de pastor más antiguas. Desciende ciertamente de aquel perro oriental que tantas veces hemos citado como antepasado común de muchas razas de pastor de pelo largo, no obstante, algunos sostienen que el Puli en particular, proviene del Terrier tibetano. Desde hace siglos, esta raza es empleada por los pastores húngaros para cuidar a los animales a los que conduce y defiende con gran habilidad y temperamento. Incluso es un buen nadador, hasta el punto que también se le conoce con el nombre de "perro de aguas húngaro". Después de algunas versiones que se fueron modificando poco a poco, en 1955 se definió su estándar que admite dos variedades diferentes: el Puli blanco y el Puli de otros colores (negro, negro con reflejos rojizos y gris). La diferencia sustancial, se encuentra únicamente en el color de la capa, permaneciendo idénticas todas las otras características de raza. Bastante extendido en su país de origen, se le conoce poco en el extranjero.

Es un perro de tamaño mediano pero bien construido y sólido. Su característica principal, está definida por el pelaje que tiende a afelparse en largas cuerdas que recubren todo el cuerpo y que, en algunos ejemplares, llegan incluso al suelo. Su peso es variable entre los 10 y los 15 kg., y su talla, con respecto a la óptima, puede variar tanto para los machos como para las hembras, en algunos centímetros en más o en menos. Con respecto a su andar, el Puli se mueve con un galope rápido, corto y con brincos.

Altura y peso. Alzada a la cruz: machos de 37 a 47 cm. (óptima de 40 a 44 cm.), hembras de 34 a 44 cm. (óptima de 37 a 41 cm.); peso: machos de 13 a 15 kg., hembras de 10 a 13 kg. Cabeza. Pequeña, fina, redonda vista de frente, elíptica vista de costado. Trufa negra, relativamente grande. Caña nasal más corta que el cráneo. Hocico y cráneo redondeados. Arcos superciliares pronunciados. Ojos. Sesgados rectos, de color café. Orejas. En forma de "V" y anchas, redondeadas, siempre colgantes incluso, cuando el perro esta atento. Cuello. De longitud mediana, musculoso, con una línea que se nota poco debido al larguísimo pelo. Extremidades anteriores. Paletilla y brazo formando ángulo recto. Brazo de longitud mediana, musculoso, paralelo al eje del tronco. Antebrazo largo y recto. Carpo formando un ángulo de 45º con la horizontal. Cuerpo. Columna vertebral levemente arqueada hacia abajo. Caja torácica medianamente ancha, caída y larga. Costillas bien arqueadas. Dorso de mediana longitud. Vientre moderadamente retraído. Extremidades posteriores. Muslos y piernas largas y musculosos. Fémur que forma un ángulo de 100º - 110º con la tibia. Corvejones enjutos. Tarso que forma un ángulo relativamente reducido con la horizontal. Pies. Cortos, redondeados, cerrados, con uñas bien desarrolladas, compactas, color gris-pizarra. Plantas sólidas y bastante elásticas. Cola. Enrollada sobre los ijares, poco llamativa porque sus largos pelos se mezclan con los de la grupa. Pelaje. De textura gruesa, con tendencia a afelparse y a formar flecos "cordados". Longitud mayor -de 8 a 18 cm.- en la grupa, sobre los riñones y los muslos. Pelo más corto en la cabeza y los pies. Subpelo fino. Color: negro, negro con esfumaciones rojizas y blancas, gris con diversas esfumaciones .

ALIMENTACION. Las necesidades de mantenimiento para este perro, extremadamente vivaz, van de las 900 a las 1.000 Kcal. diarias. Sin lugar a dudas, resulta importante complementar la dieta con vitaminas liposolubles para darle a la piel una mayor capacidad de defensa e incluso, con vitaminas hidrosolubles y sales minerales. Es fundamental que el Puli viva al aire libre.

CUIDADOS DIARIOS. Es un animal que por las características del pelo largo y denso, está expuesto a que se afelpe y a la formación consiguiente de flecos. Si se quiere mantener el pelaje del Puli con su característico aspecto, el perro no debe lavarse nunca ni tampoco cepillarse. De este modo, se crean las condiciones para la aparición de eccemas, alopecias, facilitadas por enfermedades o circunstancias fisiológicas debilitantes como parto, lactancia, mala higiene de la piel. A veces, para obtener resultados terapéuticos, es necesario proceder al corte total del pelo. Algunos propietarios sostienen que el Puli, en estado natural, pero lavando y cepillando periódicamente su manto, adquiere las características del "puerco espín".