SABUESO DE BAVIERA

Más propiamente denominado Sabueso de montaña bávaro, es un perro que aun hoy se utiliza en las regiones alpinas del sur de Alemania, con lugares de difícil acceso a los cuales se adapta perfectamente superando todo tipo de problemas. Su tamaño, no muy grande, le permite moverse con agilidad, mostrándose como un excelente perro de rastro y también de cobro "descubridor" de animales heridos que buscan refugio y cobijo, en las mas profundas quebradas del terreno y otras irregularidades naturales.

La creación de esta raza de rastro alemana, responde a la necesidad de un perro con el cual poder cazar en los terrenos inaccesibles de las montañas bávaras es decir, un animal capaz de atravesar y adaptarse a lugares escarpados a los que se llega con grandes dificultades, sin perder en absoluto su excelente olfato. He aquí el motivo por el cual los cazadores bávaros pensaron en cruzar el Sabueso tirolés con el más fuerte Sabueso de Hannover. El resultado fue un perro de tamaño más pequeño que, en términos generales, resulta más liviano y ágil. Hoy se le encuentra bastante numeroso en el sur de Baviera donde se utiliza en la caza de animales alpinos, tarea que desarrolla siempre en grupos poco numerosos.

Raza de tamaño mediano, el Sabueso de Baviera no debe nunca superar los 50 centímetros de alzada a la cruz ni nunca aparentar ser demasiado pesado. Muy vivaz y musculoso, tiene el tronco alargado y las extremidades bastante corras. La cabeza no muy grande y que siempre lleva erguida, tiene orejas pesadas, relativamente largas, de nacimiento alto y que cuelgan planas y pegadas al cráneo. El tronco es potente, robusto y musculoso, con tórax bien desarrollado. El conjunto debe dar la impresión de fuerza, que aún se hace más evidente por la piel, muy fina y bien adherida en todas las partes del cuerpo, que le da mayor relieve a la forma de los músculos. El color más común es el rojo en las diversas tonalidades que van del rojo-ciervo al rojo-pálido-amarillento, con pelo siempre tupido, corto, duro al tacto y relativamente opaco.

Alzada a la cruz. Machos: máxima 50 cm.; hembras: máxima 45 cm. Cabeza. Cráneo proporcionalmente ancho, poco arqueado. Mejillas algo descarnadas. Mandíbulas no muy largas ni anchas. Trufa negra o marrón. Arcos superficiales prominentes. Labios adheridos, no cuelgan con comisuras bien visibles. Ojos. No demasiado grandes ni redondos, de color marrón mas o menos oscuro. Párpados bien adheridos al globo ocular. Orejas. Largas, un poco más de Io normal, de nacimiento alto, pesadas, cuelgan planas, pegadas a la cabeza, redondeadas en el extremo. Cuello. De longitud mediana, enjuto y robusto. Extremidades anteriores. De buena osamenta pero no pesadas, en aplomo correcto, muy musculosas. Hombros oblicuos. Brazos largos. Metacarpos rectos pero no perpendiculares. Cuerpo. Pecho no demasiado ancho. Tórax caído y profundo. Dorso excesivamente corto pero muy robusto. Ijares ligeramente arqueados. Grupa relatvamente recta. Vientre levemente retraído. Extremidades posteriores. En perfecto aplomo y paralelas, vistas de atrás. Muslos muy anchos y largos. Pata proporcionalmente largas y oblicuas, metatarso en aplomo correcto. Pelo de las nalgas casi hirsuto. Pies. No demasiado fuertes, en forma de cuchara con dedos bien cerrados y arqueados. Uñas bien desarrolladas, negras o de color cuerno. Cola. Larga hasta más allá de la punta del corejon, de nacimiento bajo, fina, que el perro lleva horizontal o más baja. Más peluda en la parte inferior. Pelaje. Tupido, corto, moderadamente duro, poco lustroso más fino en Ia cabeza y sobre las orejas, menos fino y más largo sobre el vientre y en los muslos. Color: rojo oscuro, rojo ciervo, marrón-rojo, amarillo-rojo, amarillo-rojo, amarillo-ocre, amarillo pálido, rubio claro, gris-rojo, entrecano con rayas oscuras. En los perros con capa roja el color es más intenso sobre el dorso.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias en Kcal. diarias, calculadas como ración de mantenimiento, son de 1.000 a 1.050. Sin embargo, estos valores pueden sufrir alguna alteración, incrementándose, durante los entrenamientos y en el período de la caza, cuando el perro debe realizar un mayor esfuerzo.

CUIDADOS DIARIOS. Es un animal provisto de pelo corto y resistente, que no requiere ningún cuidado particular más que las periódicas inspecciones, a la vuelta de cazar, para determinar la eventual presencia de parásitos.

CON EL VETERINARIO. Con frecuencia, en los ejemplares que no están habituados a cazar en terrenos ásperos y pedregosos y que justamente han recorrido lugares de ese tipo, se presenta una incapacidad a caminar y a mantenerse en pie, debido a una inflamación de las almohadillas plantares.