SLOUGUI

También llamado galgo árabe, sigue siendo aún hoy, el perro de los grandes señores de Arabia que lo utilizaban para la caza de la gacela y de la liebre. Dotado de buena velocidad, se muestra afectuoso con su amo pero bastante desconfiado con los extraños, hasta el punto de que a veces puede incluso llegar a morder. De carácter fogoso y fuerte, soporta muy mal la vida de la casa especialmente si hay niños que los molestan, prefiriendo espacios amplios donde poder ovese a placer y descargar todas sus energías.

Originario del Norte de Africa, desciende del gran lebrel egipcio también denominado Abker. Fue durante siglos el perro de los bereberes, y era llevado en las caravanas para la caza de la gacela del desierto. Los pueblos árabes que consideran impuros a casi todos los animales, lo conceptúan como noble hasta el punto de brindarle los mismos cuidados que a los caballos más preciosos. Es tenido en tal consideración que aún hoy, en algunos pueblos norteafricanos, si alguna perra tiene dificultades en amamantar a sus propios cachorros, son las mujeres que lo hacen, no dudando en poner a su seno a los pequeños Slougui. Su difusión en Europa y en América es bastante reciente y está unida sobre todo, a las carreras a nivel de aficionados que se llevan a cabo en algunos países europeos, aunque es bastante raro ya que, difícilmente encuentra apasionados que lo críen debido a su difícil carácter. Recientemente, la Federación Cinológica Internacional, ha reconocido una variedad de tamaño más pequeño denominada Slougui Azawar.

Es un perro elegante, rápido y veloz, bastante alto sobre las extremidades, de aspecto noble y aristocrático. En él todo es armonía y nobleza y cuando va al galope, parece que ni siquiera toca el suelo sino que lo sobrevuela.

Alzada a la cruz. De 60 a 70 cm. Ideal para los machos 68 cm; ideal para las hembras 65 cm. Cabeza. Más imponente que la del greyhound, sin llegar a ser maciza. Trufa negra o marrón oscura. Hocico con forma de cuña muy alargada, afinado sin exageración y de la misma longitud del cráneo. Mandíbulas sin prognatismo. Stop apenas marcado. Cráneo plano, bastante ancho, netamente redondeado en la parte posterior y armoniosamente curvo a los lados. Ojos. Grandes, oscuros, bien ajustados en las órbitas, a veces un poco cubiertos a causa de cierta oblicuidad de los párpados. Generalmente son negros en los ejemplares con capa clara y de color topacio quemado en los de librea oscura. Orejas. Colgantes sobre la cabeza, nacen en un plano casi a la altura de los ojos o un poco por encima de ellos. Cuello. Enjuto, sin musculatura aparante. Cuerpo. Tórax no demasiado ancho, bien desarrollado en profundidad. Línea superior del tronco, bastante horizontal. Dorso relativamente corto. Región lumbar, enjuta, ancha y ligeramente arqueada. Grupa huesada y muy oblicua. Huesos del anca, muy llamativos. Vientre retraído. Extremidades. Enjutas, descarnadas, con huesos planos y tendones evidentes. Hombros planos, recogidos, moderadamente oblicuos. Muslos caídos pero un poco planos. Pies. Flacos, con forma ovalado-alargada. Uñas fuertes, negras o muy oscuras. Cola. Flaca, descarnada, sin flecos ni pelos largos. Llega hasta la punta del corvejón y forma una curva en el extremo. Pelaje. Liso y fino. Color: arena o leonado en todos los tonos con o sin máscara negra y dorso más o menos oscuro; blanco desteñido, atigrado, negro con manchas fuego o placas entrecanas sobre el fondo leonado o en la cabeza, sobre las extremidades y, a veces, también en el pecho.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias, calculada como ración de mantenimiento varían de 1.250 Kcal. diarias para los perros con un peso de 20 kg. a 1.650-1.700 Kcal. diarias para los de 30 kg. Es un galgo con gran vocación para carrera y si se tiene en un espacio suficientemente amplio donde pueda poner de manifiesto sus cualidades, los valores en Kcal. arriba indicados, llegan incluso a duplicarse.

CUIDADOS DIARIOS. Es un perro que a pesar de su tamaño, se adecúan sin esfuerzo a vivir en un piso. Parece apreciar más la comodidad del sillón que el suelo de su perrera. La capa provista de un pelo fino y liso, constituye una garantía de higiene para el propietario quien no encontrará "masas" de pelo por toda la casa. La limpieza del pelaje debe realizarse diariamente con un guante para pelo liso.

ENFERMEDADES. En los ejemplares afectados de prognatismo inferior (la mandíbula inferior sobrepasa a la superior), puede producirse un crecimiento simultáneo de dientes que actúa de manera negativa sobre el desarrollo de la mandíbula, creando los consiguientes problemas de masticación.