WOLFSPITZ, KEESHOUND

De origen alemán el Keeshound es ni más ni menos que la variedad de color gris lobo del Gran Spitz o Gran Lulú. Holanda y Alemania se disputan el patronazgo de esta variedad de un reputable perro de remotos orígenes. Es un animal de hermoso aspecto, alegre y vital, de tamaño no muy grande (mide de 40 a 45 cm. de alzada a la cruz).

Como gran parte de los Spitz, este perro es originario de las regiones nórdicas próximas al Círculo Polar Artico. Parece ser que a la formación de este perro, contribuyeron algunos perros de trineo y tal vez Chow chow. Habiéndose extendido con bastante rapidez por el norte de Alemania, el Wolfspitz gris fue rápidamente apreciado por sus características de perro de guardería, siempre atento y vigilante. En la actualidad, está poco extendido fuera de su región de origen.

Es un perro compacto sólido, de aspecto general que denota fiereza. La cabeza no muy voluminosa, tiene orejas pequeñas, triangulares y puntiagudas y resulta prácticamente hundida en el abundante pelaje que adquiere su máxima longitud en el cuello. Este es de longitud media y parece aún más corto por la abundancia de pelo. El hocico es puntiagudo, con dentadura robusta y cierre en tijera. El tronco es muy recogido, con línea superior sólida y base de la cola muy alta que el perro lleva, tanto cuando está quieto como si se desplaza, curvada sobre el dorso y está guarnecida por abundante pelo. Las extremidades resultan perfectamente verticales con muslo anchos y pies recogidos y redondeados. La capa, generalmente de un hermoso color gris lobo, tiene un pelo fuerte y recto que no debe presentar ninguna ondulación y ser rígido y seco al tacto.

Alzada a la cruz. Mínima: 40 cm. No existen oficialmente límites para Ia máxima siempre que se respete la armonía del aspecto general del perro Cabeza. De tamaño mediano, con el cráneo ancho que se afina progresivamente en forma de curva Trufa redonda, pequeña y negra. Hocico no demasiado largo, proporcionado con la longitud de la frente y con la parte superior de la cabeza. Escodadura naso frontal, no muy marcada Ojos. De tamaño mediano, alargados, ligeramente oblicuos, de color oscuro. Orejas. Pequeñas, puntiagudas, muy próximas entre sí, de forma triangular, de inserción muy alta. Cuello. De longitud medía. Cuerpo. Línea dorsal muy corta, completamente recta, inclinada desde adelante hacia atrás. Pecho caído hacia adelante, caja torácica, redondeada. Vientre ligeramente retraído hacia dentro. Extremidades. De longitud proporcionada con las dimensiones del tronco con extremidades posteriores con corvejones poco angulados Pies muy pequeños, con punta redondeada y dedos arqueados (pies de gato) Los espolones deben amputarse. Cola. De longitud media, levantada perpendicularmente a la raíz y curvada hacia adelante sobre la columna vertebral, en forma de anillo bien adherido al dorso. Pelaje. Corto y denso sobre el hocico, orejas y extremidades, copioso y largo sobre el resto del cuerpo, suave y liso especialmente alrededor del cuello y en los hombros. El pelo adquiere su máxima longitud en el cuello y en la cola. Penacho bien desarrollado en la parte posterior de las extremidades que desciende hasta la articulación del metacarpo, en las extremidades anteriores y, hasta la mitad del corvejón, en las posteriores. Color gris plateado, con esfumaciones casi negras en la punta de los pelos. Tonalidad de color más clara sobre el hocico, alrededor de los ojos, en las extremidades, sobre el vientre y en la cola.

ALIMENTACION. Las necesidades en kcal. diarias son de 950-1.000. Provisto de una capa de pelo recto medianamente largo, con buen subpelo, el Wolfspitz gris, como otros perros de manto similar, tiene necesidad de un complemento en la dieta, de aceites vegetales, vitaminas y sales minerales. Recordemos que los aceites vegetales tienen un buen contenido en ácidos grasos insaturados la carencia de los cuales, conjuntamente con otros trastornos orgánicos más o menos graves, puede comportar una opacidad del manto. Debe evitarse, de cualquier manera, el suministro de grasas que se enrancian provocando una serie de trastornos. La temperatura y la humedad elevadas alteran muchísimo a las grasas hasta el punto de convertir en nulo su valor nutritivo. Es considerada como buena la integración de aceites vegetales cuando su proporción es el 1%-2% del peso del alimento seco.

CUIDADOS DIARIOS. El pelaje debe ordenarse diariamente con el cepillo.