El BOXER

EL ETERNO CACHORRO

 

HISTORIA

Como en la mayor parte de las razas, nos encontramos con una gran cantidad de datos, que, si bien carecen de conexión entre sí, la mayoría de ellos poseen cierto grado de credibilidad. En su formación la presencia de nuestros Alanos y de otros tipos de Dogos o perros de presa es clara, pero sin duda deberemos avanzar en el tiempo y llegar a los perros de presa mas conocidos, los Bullenbeiser o mordedores de toros. En aquellos tiempos se diferenciaban dos tipos distintos, el llamado Dantzing y el de Brabante, este ultimo era mas utilizado en lances de caza mayor, especialmente del jabalí, y cuyo nombre científico era Cannis Porcatoris. Estos perros terminaron por extinguirse tras la guerra, si bien la zona de Baviera llego a convertirse en un centro de cría de estos animales, así como Doguillos, Bulldog o Bierboxer.

El Bullenbeiser era un perro de guarda y defensa que fue seleccionado por su valor y su fuerza, especialmente en la boca, con una mandíbula ancha y potente ya que su cometido era mantener la presa el mayor tiempo posible evitando al máximo producirle desgarros; Así mismo, debía ser un perro potente e inteligente. Durante algún tiempo su mayor y más importante cometido era ser un perro de caza, pero rápidamente se hizo imprescindible como perro policía, y los alemanes vieron las posibilidades de ir creando a partir del Bullenbeiser un perro que les representara, que formara parte de su historia. Pero entonces aparecieron los antiguos Bulldog, que fueron a introducir sangre nueva en estos perros mordedores de toros. Por supuesto, estamos refiriéndonos a los antiguos Bulldog, que distan bastante de los actuales, ya que eran mucho mas altos, con la cabeza menos chata y una potencia de pecho no tan exagerada; este pecho y su manera de pelear, en muchos casos utilizando las patas delanteras como si fueran boxeadores, fue lo que proporciono el nombre por el que le conocemos en la actualidad. La guerra y los cambios sociales llevaron a estos Bullenbeiser a la extinción, pero quedo este nuevo perro alemán que englobaría el ideal de perro policía, poseedor de valor y coraje, tal y como marcaban las evoluciones sociales de la época.

Durante el tiempo que se fue realizando la selección se utilizaron en muchos casos como perros policías de frontera y es cuando comienzan a desecharse los perros blancos, ya que se podían distinguir con facilidad en la oscuridad y esto ayudaba a los contrabandistas; este dato se enfrenta directamente con los primeros perros registrados. Es curioso comprobar como en un principio tras <<Mühlbauers Flocki>>, un perro de color blanco y atigrado que paso a ser el primer Boxer inscrito en el Libro de Orígenes, que fue propiedad del doctor Toenniessen y que era hijo de un Bulldog blanco, se inscribió una perra blanca llamada <<Meta Augusta>>, un perro blanco de nombre <<Jack-Spezi v. Angetor>> y la cuarta seria la primera campeona de la raza, <<Blanca v. Angetor>>, la cual forma parte principal del origen de esta raza cruzándose con <<Piccolo v. Angetor>>, que da como resultado a la celebre <<Meta v. Pasaje>>, predominantemente blanca.

Todo esto ocurría mientras el estándar iba tomando forma, se unifican criterios y los partidarios de los Boxer tipo antiguo o Bullenbeiser y los que prefieren los de tipo Bulldog van seleccionando lo que seria el Boxer alemán. En 1895, fecha que se considera oficialmente como la del inicio de la raza, Köning, Höpner y Roberth redactan un estándar o prototipo racial que fue utilizado hasta 1902, donde ya se definen dos colores: el dorado y el atigrado, así fue apartado el blanco, aunque, como todavía hoy se puede observar, continua apareciendo en múltiples camadas de nuestros Boxer. El intento de hacer desaparecer por completo el color blanco les lleva a determinar el porcentaje de este color que es admitido en un individuo; sin embargo, son muchas las camadas que nacen casi completamente blancas y muchos los que difieren de ese deseo de erradicación, por lo que tal cometido se hace casi imposible; en cambio, como en las exposiciones no son admitidos, poco a poco van perdiendo presencia los ejemplares blancos. Ni que decir tiene que estos últimos no deben ser confundidos con los albinos, siendo este otro tema a tratar.

El primer club de la raza se fundó en 1896, el Boxer-Klub Sitz München, y en 1897 se creo otro, aunque ambos se unieron en 1904, lo que indudablemente contribuyó a unificar criterios, en los que se apostaba por un perro bayo de sólida y elegante construcción.

Aparte del color, la selección comienza a encaminarse hacia la funcionalidad del perro, como en el resto de las razas, pero fundamental en una Alemania que exigía unos valores puntuales y que estaba dispuesta a crear el perro del siglo XX. El Boxer es un animal de protección, un fantástico perro policía y como tal debe mantener un buen estado físico, debe ser rápido y actual en algunas ocasiones por propia iniciativa, aunque fundamentalmente debe ser muy obediente. Todo ello le lleva a los campos de trabajo, donde se pueden comprobar sus grandes dotes para la realización de todo tipo de pruebas y donde el adiestramiento deportivo comienza a tener un sitio y el Boxer  un lugar de honor.

En Alemania estos grupos de trabajo han evolucionado hasta convertirse en clubes sociales cuyo protagonista es el Boxer y con el que realizan todo tipo de actividades.

Decir que tanto su apariencia como su desarrollo psicológico dan como resultado una raza que rápidamente va teniendo seguidores por todo el mundo y que entre ellos son muchos los que forman parte de la historia de la raza es poco,  en cambio seria muy extenso nombrar a todos los criadores que fueron dando forma al Boxer que hoy conocemos y que en la actualidad goza de una extraordinaria popularidad internacional.

 


ESTANDAR

BREVE RESUMEN HISTORICO

 Como antecesor inmediato del Boxer se considera al pequeño Bullenbeiser de Brabante. La crianza de entonces del Bullenbeiser estaba mayormente en manos de cazadores, ya que a estos les servia en la cacería. Su tarea era sujetar a la fiera hasta que viniera el cazador y diera cuenta de la presa. Para esta tarea tenia que tratarse de un perro que tuviera en lo posible un hocico amplio y una amplia alineación de dientes para morder correctamente. Cada Bullenbeiser que tenia estas características estaba dispuesto de lo mejor para su tarea y de esta forma se le siguió utilizando en la crianza, la que anteriormente solo se realizaba según la función y la razón de su uso. De esta forma  se practicaba también una crianza selectiva que trajo al perro de hocico amplio con la trufa respingada.

APARIENCIA GENERAL

El Boxer es un perro mediano, de pelo liso, fuerte, con una estructura corta, cuadrada, de huesos fuertes. La musculatura es delgada, vigorosamente desarrollada y de relieve. Sus movimientos son vivos, llenos de fuerza y de dignidad. El Boxer no deberá ser tosco, ni pesado, ni con falta de sustancia, ni liviano.

COMPORTAMIENTO Y CARACTER

El Boxer debe ser de nervios fuertes, confiado, tranquilo y equilibrado. Su carácter es de máxima importancia y requiere consideración especial. Su apego y lealtad a su amo y a toda la casa, su vigilancia y valentía inigualable como defensor, son conocidos desde la antigüedad. Él es inofensivo en la familia pero desconfiado frente a extraños; sereno y amigable en el juego pero temible en los momentos serios. Es fácil de adiestrar gracias a su disposición a la obediencia, su brío y valor, su agudeza y olfato naturales. Sin pretensiones y limpio por naturaleza, resulta de inmediato agradable y valioso a la familia como perro de protección y servicio. Su carácter es integro, sin falsedad ni malicia aun en edad avanzada.

PROPORCIONES IMPORTANTES

Largo de cuerpo / altura a la cruz. La estructura es cuadrada; ósea, las líneas delimitantes, una horizontal al dorso y dos verticales que tocan la punta del pecho y la punta del isquion, respectivamente, forman un cuadrado.

Profundidad de pecho / altura a la cruz. El pecho llega hasta los codos. La profundidad del pecho corresponde a la mitad de la altura a la cruz.

Largo del hocico / largo de la cabeza. El largo del hocico esta en relación al largo del cráneo como 1 a 2 (medido desde la punta de la nariz hasta el ángulo interior del ojo y desde el ángulo interior del ojo hasta el occipucio, respectivamente).

CABEZA

La cabeza del Boxer es su característica principal. Debe estar en perfecta proporción al cuerpo y no debe aparecer ni muy liviana ni muy pesada. El hocico debe ser en lo posible amplio y poderoso. La belleza de la cabeza, desde delante, desde arriba o de costado, depende de la proporción correcta entre el cráneo y el hocico, y nunca debe aparecer esta como muy pequeña. Debe ser limpia, sin mostrar pliegues ni papada. Sin embargo, por naturaleza se forman arrugas en el cráneo al erguir las orejas o cuando la oreja no amputada esta en alerta. De la base de la nariz a ambos lados bajan arrugas bien marcadas. La mascara oscura se limita al hocico y debe diferenciarse notoriamente del color de la cabeza para que la expresión no parezca sombría.

REGION CRANEAL

Cráneo

El cráneo debe ser en lo posible estrecho y anguloso. Este debe ser ligeramente curvo, ni muy redondo, ni muy plano, ni muy ancho; el occipucio no debe ser muy alto. El surco de la frente esta suavemente marcado y especialmente no debe ser profundo entro los ojos.

Stop

La frente forma con el hocico una caída marcada. El perfil del hocico no se hunde en la frente como el del Bulldog y, mucho menos, no debe caer.

REGION FACIAL

Nariz

La nariz es amplia y negra, ligeramente respingada, con amplios orificios nasales. La punta de la nariz esta ligeramente mas alta que su base.

Hocico

El hocico esta poderosamente desarrollado en las tres dimensiones, es decir, ni puntiagudo, ni angosto, ni pequeño o chato. Su configuración esta influida por la forma del maxilar, por la implantación de los caninos y por la conformación de los labios. Los caninos deben estar en lo posible distantes entre sí y tener un buen tamaño, permitiendo que la superficie delantera del hocico amplia y casi cuadrada forme con el caño nasal un ángulo obtuso. Adelante esta el borde del labio superior sobre el borde del labio inferior. La parte curvada hacia arriba del maxilar inferior con el labio inferior, denominado mentón, no debe sobresalir al labio superior exageradamente, ni mucho menos desaparecer, sino que debe estar bien marcado tanto de frente como de costado. Los caninos y los incisivos del maxilar inferior no deben verse con el hocico cerrado; mucho menos debe mostrar la lengua al estar el hocico cerrado. El surco nasolabial debe ser bien visible.

Labios

Los labios determinan la figura del hocico. El labio superior es generoso y carnoso; este cubre la cavidad que resulta por el largo maxilar inferior, tapando los incisivos.

Mordida

El maxilar inferior sobresale al maxilar superior y esta ligeramente curvado hacia arriba. El Boxer muerde hacia delante. El maxilar superior es amplio a la altura del cráneo, estrechándose ligeramente delante. La mordida es poderosa y sana. Los incisivos están en lo posible regularmente implantados en una línea recta; los caninos, bien separados entre sí y de buen tamaño.

Mejillas

Las mejillas están fuertemente desarrolladas con respecto al poderoso maxilar, sin ser, sin embargo, demasiado pronunciadas. Estas llegan al hocico ligeramente curvas.

Ojos

Los ojos oscuros no serán ni muy pequeños ni prominentes, ni hundidos. La expresión irradiara energía e inteligencia; y no debe ser ni amenazadora ni penetrante. Los párpados deberán tener un color oscuro.

Orejas

Las orejas están implantadas arriba, amputadas en punta, de un largo adecuado, verticalmente erguidas en su base, no muy anchas. Las orejas no amputadas tienen un determinado tamaño, ni pequeñas ni grandes, de apariencia fina, implantadas bien distantes entre sí en el punto mas alto del cráneo, inertes sobre las mejillas. Cuando el perro este atento las orejas deberán caer hacia delante con un marcado pliegue.

CUELLO  

La línea superior se desplaza en elegante curva desde la nuca bien marcada hasta la cruz. Este debe ser de un largo armonioso, redondo, fuerte, musculoso, delgado y sin papada.

CUERPO

Cuadrado. El tronco se apoya en miembros derechos y de huesos fuertes.

Cruz

Debe ser bien marcada

Dorso

Incluida la zona renal, el dorso debe ser corto, fuerte, recto y con fuerte musculatura.

Grupa

Ligeramente inclinada, curva, plana y ancha. La pelvis debe ser larga y especialmente ancha en las hembras.

Tórax

Profundo, llega hasta los codos. La profundidad del pecho corresponde a la mitad de la altura a la cruz. Antepecho bien desarrollado. Las costillas, bien arqueadas, pero no redondeadas en forma de tonel; amplias hacia atrás.

Línea inferior

Se desplaza en elegante curva hacia atrás. Los flancos son cortos, fuertes y ligeramente elevados.

Cola

La inserción es menos alta que baja, amputada corta y llevada hacia arriba.

EXTREMIDADES ANTERIORES

Los cuartos delanteros tienen que ser rectos vistos de frente, estar paralelos uno al otro y tener huesos fuertes.

Hombro

Largo y oblicuo, estrechamente ligado al tórax, no debe ser demasiado musculoso.

Brazo

Largo y formando un ángulo recto con el hombro.

Codo

Ni fuertemente pegado al tórax ni demasiado separado.

Antebrazo

Vertical, largo y de fuerte musculatura.

Articulación del carpo

Desarrollada, bien marcada, pero sin exageración.

Metacarpo

Corto, casi vertical en dirección al piso.

Pies delanteros

Pequeños, redondos, cerrados (pie de gato), con gruesas almohadillas duras.

MIEMBROS POSTERIORES

Musculatura muy desarrollada, dura como una tabla, resalta muy plásticamente. Los miembros posteriores deben estar rectos vistos desde atrás.

Muslo

Ancho y curvo. El ángulo de la cadera y rodilla, en lo posible, poco obtuso.

Rodilla

En su colocación debe llegar hacia delante tanto como sea posible de manera que la debe tocar una línea vertical que sale desde el anca y llega al suelo.

Pierna

Muy musculosa.

Corvejón

Fuerte, muy marcado, sin erigirse en punta. El ángulo asciende a aproximadamente 140 grados.

Metatarso

Corto, con una pequeña inclinación de 95 a 100 grados hacia el suelo.

Pies traseros

Algo más largos que los anteriores. Cerrados, con gruesas almohadillas duras.

ANDADURA / MOVIMIENTO

Vivaz, lleno de fuerza y dignidad.

PIEL

Compacta, elástica, sin arrugas. Con el pelaje corto, duro, reluciente y pegado.

Talla

Medida de la cruz al piso pasando por los codos. Machos: 57 a 63 centímetros. Hembras: 53 a 59 centímetros.

Peso

Machos: mas de 30 kilos para una altura a la cruz de casi 60 centímetros.
Hembras aproximadamente 25 kilos para una altura a la cruz de casi 56 centímetros.

Color

Leonado o atigrado. Leonado se da en diferentes tonos, desde el leonado claro hasta el rojo ciervo oscuro; sin embargo las tonalidades intermedias son las más bellas (leonado rojo). Mascara negra. La variedad atigrada tiene estrías oscuras o negras sobre la base leonada en las coloraciones mencionadas antes; las estrías se desplazan en dirección a las costillas. El color base y las estrías deberán diferenciarse claramente entre sí. Las manchas blancas no debes desecharse esencialmente; estas pueden considerarse incluso atractivas.

FALTAS

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados debe considerarse una falta, y la gravedad de esta es considerada en proporción al grado de la desviación del estándar.

Comportamiento y carácter

Agresividad, maldad, malicia, no confiable, falta de temperamento, cobardía.

Cabeza

Falta de distinción y expresión, cara triste, cabeza de Pinscher o de Bulldog, babeo, mostrar los dientes o la lengua con la boca cerrada, hocico muy puntiagudo o débil, hocico caído, nariz marrón o color cuero, trufa clara, los llamados ojos de ave de rapiña, tercer párpado visible, orejas mal amputadas; batientes; orejas llevadas a medias, orejas de rosa, maxilar puntiagudo, alineación de dientes oblicua, defectuosa, dientes débilmente desarrollados, hocico deforme debido a una enfermedad.

Cuello

Corto, gordo, papada suelta.

Cola

Inserción baja.

Cuerpo

Frente muy amplio y bajo, tronco colgante, dorso arqueado, dorso flaco, lomo largo, estrecho y bien abierto por los costados, ligados ligeramente con la grupa; zona renal arqueada, grupa caída, pelvis estrecha, vientre colgante, flancos huecos

Extremidades delanteras

Frente muy amplio, hombros sueltos, codos sueltos, articulación del carpo débil, patas de liebre, pies planos, abiertos.

Extremidades posteriores

Musculatura débil. Tren posterior muy poco angulado o sobre angulado, piernas delgadas en forma de sable, garrón de vaca (cow hocks), espuelas, parada de tonel, corvejones estrechos. Pies de liebre, pies planos, abiertos.

Movimiento

Andar oscilante o arrastrando, poca cobertura de terreno, paso de ambladura, rigidez.

Color

Mascara que sobresale del hocico. Estrías muy pegadas entre sí o difícilmente identificables. Color base sucio. Colores mezclados entre sí. Manchas blancas feas, como una cabeza blanca totalmente o de un lado. Todos aquellos con otros colores, así como cuyo color de fondo sea blanco en mas de un tercio de su área.

Observación

Los machos deben presentar dos testículos en perfecto desarrollo dentro del escroto.

 

 

COMENTARIOS AL ESTANDAR

Puede ser que la lectura del estándar nos genere algunas dudas debido a que imaginar lo que leemos no siempre es fácil, mas aun teniendo en cuenta que dicho estándar olvida apuntar algunos detalles que nos ayudarían bastante a comprender como debería ser el Boxer ideal.

La cabeza del Boxer es braquicefala, es decir, ancha y corta, con el cráneo mas largo que el hocico en una relación de 2:1; ambos deben ser de aspecto cuadrado, lo que da a la cabeza una apariencia cúbica. Los músculos del cráneo son fuertes pero los maseteros, los de los carrillos, no deben sobresalir; el cráneo no debe ser estrecho ni plano. En caso de que el cráneo sea globoso el aspecto final es semejante a una manzana cuya imagen nos recordara a un muñeco y que restara fiereza a su aspecto; si el cráneo es plano, el stop no suele estar bien marcado.

El hocico debe de ser cúbico se mire po0r donde se mire; los maxilares deben ser anchos, la caña nasal no debe ser descendente y debe estar rematada con una trufa respingona y con las fosas nasales bien amplias. El mentón debe ser visible y los labios, gruesos.

Si el hocico fuera largo, lo mas normal es que el resto de elementos de la cabeza también sean defectuosos; si es demasiado corto el perro tendrá, probablemente, problemas de respiración. Cuando el hocico no tiene la altura necesaria suele recibir el nombre “de pato” , además, no suele presentar el volumen deseado.

El stop debe estar bien marcado y formar un ángulo de 90 grados; si estuviera encajonado daría al perro una expresión torva y si fuera huidizo haría que la expresión fuera poco típica.

El prognatismo ideal es aquel en que la parte posterior de los colmillos inferiores roza la parte anterior de los incisivos laterales superiores, de modo que la presa sea buena; si la mandíbula estuviera torcida, la presa seria defectuosa.

Los ojos deben estar colocados subfrontalmente y sus párpados deben presentar una pigmentación correcta.

En el cuello no debe haber papada; debe ser musculoso pero no macizo.

La imagen general de un Boxer debe dar la impresión de ser cuadrada; la cruz debe ser alta y la línea dorsal, recta, con la grupa ligeramente inclinada.

El tórax es ancho pero nunca atonelado; el pecho estará muy desarrollado en las tres dimensiones. La línea inferior se recoge gradualmente hacia el vientre.

Los cuatro miembros deben ser rectos y caer a plomo, con las angulaciones necesarias para permitir al perro el mejor movimiento posible; los pies deben ser redondos de gato.

En cuanto al color, decir que los blanco s no son admitidos en la cría no por una cuestión de moda o gustos subjetivos, sino porque presentan taras en las segundas y terceras generaciones.

En el Boxer el hueso será fuerte, al igual que el músculo; la piel se busca tersa y elástica.

 

 

LA CABEZA DEL BOXER

La cabeza del Boxer es la parte más importante, significativa, apreciada y técnica de la morfología de la raza. Es, junto con el carácter, la esencia y expresión más valorada. La cabeza es definida como braquicefala, con las líneas craneofaciales convergentes, su dimensión no es ni grande ni pequeña y su volumen no es ni pesado ni ligero, siempre proporcionado al cuerpo y con la armonía correcta al conjunto del ejemplar. La longitud del cráneo es el doble de la del hocico; la construcción de este es en forma cuadrada en todas sus líneas, es elevado y su anchura es ligeramente superior a su largura. En la parte posterior del cráneo, el occipital apenas se marca. La distancias entre las orejas es lo mas corta posible y en esa zona el cráneo es plano; sin embargo, en su parte anterior es ligeramente convexo; tiene una línea media que se inicia en el stop, que separa las dos mitades del cráneo, y llega casi al occipital, a la vez que se hace más pequeña y suave a medida que va subiendo. Tanto los arcos zigomáticos como los supraciliares están bien definidos; en estos  últimos posee algunos pelos negros, gruesos, rígidos y de textura dura: sus cejas. La piel del cráneo es lo mas seca posible y apenas tiene pliegues. Las orejas están implantadas lo mas altas posible, son de tamaño medio y anchas en la parte superior; en la parte inferior, las orejas se van estrechando y la piel se afina hacia la punta; la forma de su contorno inferior es redondeada. Cuando las orejas están en posición de atención forman un pliegue en su parte superior; se posicionan ligeramente hacia arriba, se adelantan un poco y a la vez esto provoca que se formen algunos pequeños y suaves pliegues en la piel del cráneo. Cuando las orejas en posición relajada caen hacia abajo, pegadas detrás de la cara y cubren los maseteros.

El Boxer apenas tiene piel suelta detrás de la mandíbula. Los maseteros se pronuncian suavemente detrás de la cara y su forma es redondeada. La línea media del cráneo, a medida que se va acercando a la zona que esta entre los ojos, se ensancha y hunde ligeramente entre este y la cara. La altura de la frente es elevada y pronunciada. El stop esta claramente marcado y moderadamente hundido. La mascara es negra, bastante intensa y cubre la cara, el hocico, los belfos, y el mentón. Los ojos están posicionados subfrontalmente y son mas bien grandes; su forma es ovalada y no están ni hundidos ni saltones; su color es lo más oscuro posible y su expresión es viva, noble, alegre e inteligente. Los dos párpados exteriores están tensos y firmes y se sitúan en la parte superior e inferior de ojos. El borde del párpado superior tiene unos pequeños y finos pelos negros: sus pestañas. El tercer párpado, que es el más importante y valorado de todos, es una fina membrana nictitante bien visible situada en la comisura interna y en la parte inferior de los ojos y esta pigmentada en color negro. Las bolsas oculares están llenas de carnosidad.

El Boxer tiene un pequeño pliegue a cada lado de la cara que se inicia a la altura de la comisura interna del ojo, situado entre esta y el stop, que al descender va difuminándose en la cara. El Boxer tiene dos lunares de dolor negro detrás de la cara; el primero de ellos esta entre el ojo y el masetero, y el segundo, de mayor tamaño, entre la comisura labial y el masetero; en los lunares tiene algunos pelos negros, gruesos, rígidos y de textura dura. El Boxer posee un pequeño pliegue detrás de la cara que se inicia a la altura de la comisura externa del ojo, es paralelo al borde de la mascara y al caer va difuminándose en la cara. Los pómulos están ligeramente marcados. El hocico es de forma cuadrada en sus tres dimensiones, lo más ancho y potente posible y a su vez lleno de carnosidad, siempre en correcta proporción con el cráneo; en su parte posterior es lo más ancho posible y hacia su parte anterior se estrecha ligeramente; en la parte superior del hocico entre el stop y el borde de la trufa, tiene una pequeña y suave línea media que separa las dos mitades del hocico. La longitud del caño nasal es igual a la longitud de la anchura y de la profundidad del hocico; este es profundo y amplio en su parte frontal y tiene una línea imaginaria ligeramente obtusa que va de menos a mas desde la punta de la trufa hasta la zona más sobresaliente de la parte anterior del mentón; asimismo, posee dos pequeños y suaves pliegues, juntos y paralelos al borde de la trufa, que caen a cada lado del hocico, donde se difuminan. La trufa esta pigmentada de color negro, es claramente visible, carnosa y tiene doble convergencia. Desde su inicio hasta la punta tiene una ligera elevación hacia atrás, lo que forma un ángulo imaginario des de la punta de esta hasta el occipital. El lomo de la trufa es casi plano, carnoso, ligeramente rugoso, más ancho que largo y sus formas son suaves y ligeramente redondeadas. Los ollares son semirredondos y amplios, las aletas están bien definidas y su línea inferior es bien visible. En la parte frontal de la trufa encontramos un pequeño surco que divide esta en dos mitades. Se inicia en el borde de la comisura de los belfos y llega casi hasta la punta de la trufa. Los belfos son largos, carnosos y colgantes; tanto el borde como la forma son redondeados; el frontal de estos es ligeramente más grueso que el resto del contorno y cubren el maxilar, la mandíbula y casi todo el labio. Entre la comisura de los belfos existe un pequeño surco que los separa en dos mitades. Desde el inicio de la comisura de los belfos hasta su unión con el curvo de la trufa hay un estrechamiento suave y ligero a medida que sube. Con la boca cerrada, el borde frontal de los belfos toca con suavidad el borde frontal del labio.

El Boxer tiene algunos bigotes de diferentes longitudes y formas, rígidos y de textura dura en la zona anterior de los belfos; pueden ser negros o blancos (en caso de que la zona anterior de los belfos este pigmentada en este color). El labio es de color negro carnoso, con la forma del borde redondeada, y su zona frontal es algo mas gruesa que el resto del contorno; en su parte posterior esta ligeramente hacia fuera y un poco caído; el borde posterior del labio, tanto hacia fuera como hacia dentro, tiene pequeños e irregulares dientes de piel de mucosa. El mentón es profundo y potente, esta claramente marcado y es lo mas ancho y curvado posible; su piel es carnosa y no muy seca. A cada lado del mentón tiene un pequeño y suave pliegue que se inicia en su zona frontal y se difumina hacia atrás. El maxilar es lo más ancho y poderoso posible. Los incisivos están completamente alineados, lo más separados posible entre sí y en línea a los caninos; están ligeramente inclinados hacia fuera y pueden tener dos incisivos mas en el maxilar. La mandíbula es lo más ancha y poderosa posible. Los incisivos están completamente alineados, lo mas separados posible entre sí, en línea a los caninos y totalmente rectos hacia arriba. Los dos incisivos mediales del maxilar y la mandíbula son levemente mas pequeños que el resto de incisivos y el paralelismo entre los incisivos del maxilar y la mandíbula es correcto. Los dientes del Boxer son medianamente grandes y anchos. La mordida es de tipo prognatica y la distancia correcta entre los incisivos del maxilar y los de la mandíbula es de un centímetro. La formula dentaria del Boxer se compone de 42 piezas: 2 caninos superiores y 2 inferiores, 6 incisivos superiores y 6 inferiores,  8premolares superiores y 8 inferiores y 4 molares superiores y 6 inferiores. Cuando las arcadas dentales encajan entre sí correctamente, la oclusión de la boca es perfecta. La lengua es medianamente larga y ancha.

El color blanco de la cabeza es bastante simétrico y lo tiene en diferentes zonas: en la línea media del cráneo, en el stop, en el hocico, en los belfos (excepto en el frontal de los mismos), en el mentón, en la mandíbula y detrás de la misma. Puede tener algunas pequeñas manchas asimétricas e irregulares de tono rosáceo en la zona anterior de los belfos y en el mentón (siempre y cuando esas zonas posean pigmentación blanca).

 

 

DISPLASIA DE CADERA

Es una patología coxofemoral que tiene cierta incidencia en el Boxer por gran número de causas. El hecho de que no este completamente erradicada de la raza no significa que debamos asustarnos; lo importante es tener la mayor información posible para poder luchar contra ella y conseguir con el esfuerzo de todos que el Boxer quede libre de esta enfermedad. Este problema se intenta controlar tanto mediante radiografías de cadera como por el control genético de los progenitores y por los factores medioambientales que recibe el individuo.

La displasia de cadera es motivada por la subluxación de la cabeza del fémur que produce un desgaste del cartílago articular, este desgaste tiene varios niveles: grado 0, en el que el animal esta exento de esta lesión; grado 1, el ejemplar tiene inicio de displasia;  grado 2, cuando la enfermedad es ligera; grado 3, en el que la displasia esta en un nivel medio y es a partir de esta graduación cuando los animales no debes utilizarse para la reproducción, y grado 4, momento en que la displasia es grave por su avanzado estado; por supuesto, los ejemplares que son diagnosticados con este grado no son aptos como reproductores, además de que padecerán síntomas importantes, que pueden llegar a dificultar su vida, entre otros, cojeras severas que pueden incidir en diversos aspectos de la estructura ósea, por ejemplo, en la columna vertebral.

En el Boxer el desgaste óseo con la edad es considerable, por lo que el ejemplar debe ser cuidado desde el momento en que nace. Una buena nutrición es fundamental para el buen desarrollo del perro. A este respecto, se debe empezar a prestarles la máxima atención desde que se están amamantando, dado que algunos miembros de la camada son más fuertes y lo hacen con mayor frecuencia que sus hermanos más débiles, lo que aumenta el desarrollo de los primeros y reduce el de los segundos; por ello el criador debe compensar esta cualidad individual y hacer que todos los cachorros mamen por igual para que se desarrollen con las mismas posibilidades. Una vez transcurrido un mes y medio de lactancia, aproximadamente, comienza la fase del destete, en ella empiezan a comer alimentos sólidos. Dado que en el mercado existe gran cantidad de marcas de reconocido prestigio que han desarrollado líneas de alimentación seca especiales para cachorros, es posible que encontremos alguna que se adapte a nuestras necesidades; yo recomiendo que utilicemos una de alta gama, ya que lo barato, a la larga, sale caro. Si utilizamos este tipo de alimentación tendremos la garantía de estar proporcionando al cachorro todos los nutrientes necesarios para su buen desarrollo, que a su vez permitirán que realice sin carencias todas las actividades en el transcurso de su vida.

Es conveniente que el cachorro crezca mas bien justo de peso, ni esquelético ni obeso; el exceso de peso motivara una carga excesiva en partes del cuerpo que no están del todo desarrolladas y que, a su vez, pueden ser dañadas de modo irreparable sobre todo en la parte posterior de la anatomía canina, lo que motivara males venideros.

Hasta que el perro haya alcanzado la edad de cachorro-adolescente no debe de realizar ejercicios violentos o forzados puesto que motivaran un esfuerzo para el que el aparato óseo no esta preparado todavía, a pesar de lo que pueda parecer a simple vista.

Ya hemos visto que algunos factores medioambientales son determinantes para el desarrollo de la displasia de cadera, pero también es cierto que dicha patología esta producida por un gen hereditario; por ello, deberemos prestar especial cuidado a la genealogía de nuestros perros, sobre todo a la hora de realizar cualquier cruce, porque aunque un ejemplar resulte apto para la reproducción puede que sea portador de esta enfermedad.

Otro de los factores que interviene directamente en el alto porcentaje de displasia de cadera en el Boxer es la anchura de los huesos pélvicos y su inclinación.

Ya hemos comentado que el método para diagnosticar el grado de displasia de cadera es la realización de radiografías; estas se realizaran bajo anestesia total para conseguir la máxima relajación muscular y la correcta posición dorsoventral. En caso de que deseemos hacer oficial dicha radiografía, deberemos enviarla a AVEPA, incluso a alguna asociación alemana encargada del control de esta enfermedad, para que certifique dicha calificación.

 

 

SU CARACTER

Si algo le define es su nobleza. El Boxer es algo especial; potente y vigoroso es, sin embargo, un perro en momentos infantil y en momentos serio. Una mezcla que seguramente incide directamente en que tenga tangos seguidores y forma parte de ese encanto que rodea a la raza. Definir el carácter del Boxer seria enumerar una serie de adjetivos entre los que nos encontraríamos muchos contradictorios. Debemos tener en cuenta que un Boxer es un perro que debe estar siempre alerta, cualquier cosa le debe llamar la atención; por tanto debe ser inquieto y mostrar que todo le interesa. Tiene que estar en buenas condiciones físicas, por ello adorará el deporte, hay escritos donde se cuenta que si no es capaz de realizar un recorrido largo tras una bicicleta debería ser retirado de la cría y con esos criterios se redactaron diferentes pruebas de trabajo. Pero todo esto que parece un escrito de intenciones lo lleva tan metido en la sangre que es ya parte fundamental de él, no hace falta que busquemos aparatosos trucos para que nuestro Boxer demuestre estar alerta en todo momento, fomentaremos desde cachorro que lo demuestre pero nos será medianamente fácil utilizando el juego como parte fundamental del desarrollo normal del cachorro. Tampoco debemos animarlo excesivamente a la realización de ejercicio, veremos con gusto como, cuando nos acercamos a la correa para salir, sus muestras de afecto y felicidad se multiplican rápidamente, y ese imponente perro de apariencia seria, con una mirada penetrante, se convierte en un dulce cachorrito con ganas de juego que apenas nos deja ponerle la correa para salir y cuando por fin esta en el campo, salta, corre, sube, baja y si además tiene la suerte de que su dueño le lleve una pelota o algo que tirar y que morder para jugar, esto solo es comparable a acompañarle corriendo a su vera, en ocasiones al lado de la bicicleta, el que pueda al lado del caballo y en muchos casos detrás del coche si el lugar es idóneo y el tiempo nos deja.

Todo el mundo cuenta que su raza es la mejor, el Boxer sin duda es la mejor para muchos, pero su encanto radica mucho más en su forma de ser que en su estética, para muchos, que no somos todos, los Boxer son feos, para la mayoría de aficionados este “feo”, tiene un atractivo especial que radica en su nobleza; puede sonar pedante, pero los Boxer son perros íntegros, lo que les gusta les gusta, lo que no les gusta, no. La fama de perro peleón no se ajusta con la realidad, es un perro chulo; él se encuentra dentro de ese cuerpo atlético y le gusta dominar, por ello le molestan otros machos dentro de su territorio y no duda en demostrarlo, primero llamándole la atención y luego no tiene ningún problema para llegar a las manos; si sus antepasados se enfrentaban a toros y a osos, ahora que esa situación ya no se da, que menos que mantener a raya a un congenere que quiere ser mas en su territorio. Como siempre, el propietario es el único que puede hacer que su perro se crezca ante situaciones así o simplemente se luzca un poco, porque hay que reconocer que se ponen guapísimos cuando se plantan, en cambio, este acto no debe pasar de ser un mero alarde, y el propietario es el que tiene que acostumbrar a su perro a que así sea, todo lo demas es cuestión de adiestramiento, y los Boxer aprenden con facilidad y son muy obedientes, luego no esta en la raza el ser farrulleros, es cuestión del dueño.

Una vez en casa, después de nuestro paseo veremos como, sin que podamos apenas darnos cuenta, se ira colando dentro del salón para terminar disimuladamente pegado al sillón dónde el dueño pasa más tiempo y si además hay una estufa, radiador o chimenea, mejor. Los Boxer son perros frioleros pero además necesitan el contacto con el dueño, su relación con este debe ser muy estrecha, y aunque le encanta jugar con los niños, disfruta con ello y tiene una sensibilidad especial para no hacerles daño, él tiene un dueño en la familia, que es el que manda y su orden jerárquico es difícil de romper. El Boxer tiene un esquema de macho dominante que es el que le hace estar tan seguro; admite mas congeneres siempre y cuando este claro quien manda, y normalmente son ellos; sin embargo, cuando conviven con otro perro, en ocasiones, no siempre, si este es de raza pequeña y de mayor edad le dejaran como el jefe y no intentaran ir probando cuando les toca el relevo; lo que esta claro es que no admitirán un igual que mande en intentaran ser ellos los jefes. Esto que parece tan complicado se resume en que es difícil ver dos Boxer machos conviviendo y que cuando salen al parque la presencia de otro macho debe ser evitada, porque es en el único momento donde le costara ser obediente. El instinto le lleva a ser él el que mande, el macho dominante, y nos costara mantenerlo sin que intente demostrarlo; por el contrario, de podremos ver feliz jugando con un cachorro o con cualquiera que le preste atención, sin que tengamos la menor duda sobre su comportamiento.

La mandíbula que posee ha sido seleccionada para apresar y no soltar, por ello tiene esa boca tan grande, para poder respirar mientras tiene la presa en la boca. Esto, que ha costado mucho tiempo seleccionar y fijar, en la actualidad les viene en contra a este tipo de razas, la imagen de un Boxer con un apport en la boca o con una manga de adiestramiento en lugar de enorgullecer hace que los menos conocedores se asusten. El Boxer agarra muy bien, en el adiestramiento civil y deportivo lo podemos comprobar, pero un Boxer jamás sería capaz de hacer daño a un ser humano y de cambiar la manga por un brazo si no se siente amenazado o que su dueño este en peligro. El agarre es un juego y cuando se le somete a presión para que se defienda el perro detendrá al agresor, se mantendrá encima o le agarrara para que no se escape, pero nunca se cebara en él, ni ira a morderlo indiscriminadamente. Por supuesto, este ataque nunca ira dirigido a un niño, aunque este le este tirando piedras y haciendo la vida imposible, el no lo ve como agresor y por tanto no reaccionara como si lo fuera.

Dejado claro que nuestros Boxer no son perros que se desmadren, que puedan traer consigo ningún tipo de alarma social y que la fama de peleones esta basada solo y exclusivamente en su dominancia hacia el resto de machos, insistiremos en que sin duda es un perro casero hasta la saciedad. No es que sea el perro de compañía ideal o que su adorable carácter lo haya llevado a ser una de las razas mas utilizadas en terapias de recuperación, ya sea para niños autistas o en terapias de ayuda a toxicómanos o simplemente a personas con problemas emocionales, además se ha comprobado que  ayuda al desarrollo adecuado de la personalidad en niños y a la estabilidad en familias. Para llegar a estar en la lista de los perros más aptos para este tipo de situaciones se han realizado múltiples estudios donde el equilibrio de la raza ha quedado demostrado. Generalizar es peligroso pero las características que hemos ido nombrando no son solo de unos pocos individuos, la inmensa mayoría de los ejemplares son así y con un adecuado desarrollo llegan a ser unos perros fabulosos; de nosotros depende que esto siga siendo así, la formula no es otra que apartar de la cría a los ejemplares que no cumplan con este requisito de equilibrio emocional. La realidad es que los problemas de timidez que hubo en algún momento de su historia han ido desapareciendo y en la actualidad, como a todos nos gusta un perro jovial y alegre, los pocos tímidos que nacen terminan desapareciendo.

En definitiva, es una de las razas más idóneas como perro de compañía, tanto para una familia como para una persona que viva sola, siempre que tenga tiempo para dar un largo paseo diario o hacer algo de ejercicio con él.

 

 

TEMPERAMENTO, CARACTER Y COMPORTAMIENTO

Según los psicólogos conductistas, la diferenciación entre carácter y temperamento es clara. Temperamento es lo heredado por vía genética y carácter es lo adquirido en función de agentes externos. Si damos este principio como cierto, se podría establecer una formula simple que seria:

Temperamento + carácter = comportamiento

Partiendo de esta formula, se trata de definir en nuestra raza que valores componen cada acepción de la formula, ya que generalmente se tiende a confundir ambos términos.

Como siempre, dirigirnos al estándar de la raza se convierte en el primer paso a dar.

Se puede decir que el equilibrio de nuestro perro dependerá de la intensidad con que se manifiesten en el fenotipo de las mencionadas virtudes, formando el temperamento o “esqueleto” sobre el que se edificara el carácter de nuestro amigo, según los agentes externos que influyan durante su vida. La mezcla de estos elementos marcara el comportamiento final.

Así, por ejemplo, un perro puede llegar a superar determinados puntos negativos de su temperamento mediante una educación y vivencias positivas. El medio en el que se críe y crezca (urbano, aislado, altamente social, etc...), el afecto que reciba, el contacto físico de que disfrute, las vivencias con sus congeneres, en definitiva, todas las experiencias que acumule mediatizaran su comportamiento “optimo” socialmente, que, no obstante, ante estímulos desconocidos, nunca experimentados, dejaría paso a su verdadero temperamento.

Una de las actividades más importantes y por tanto polémicas en la especial de selección o monográficas que se celebran cada año la constituyen los test de selección, ZTP, BH, etc...

La polémica que suscitan estas pruebas se debe, entre otros, a los siguientes factores:

  • Trascendencia de los resultados. De ellos depende la obtención de los diferentes títulos del club de cada raza, con el consiguiente prestigio.

Indefinición, en algunos casos, de los parámetros que mide el test. El aficionado base desconoce los valores temperamentales que se priman y los que se consideran no deseables y la relación directa que tienen con las pruebas que realizan. Además, el estándar de la raza marca un temperamento un tanto poético, que difícilmente se puede concretar en virtudes reales medibles por una simple prueba de cinco minutos.

  • Simplicidad del test. Es realmente difícil catalogar mediante un “apto” o no apto a un conjunto de mas de veinte ejemplares con gran heterogeneidad de comportamiento y con diferencias marcadas de carácter, pudiendo encontrarse con todos ellos dentro del denominado “equilibrio” (mucho mas en su hábitat) y sin embargo reaccionar en otras circunstancias y en un momento dado de forma <<no deseada>>

Evidentemente, hay gustos para todos y se pueden encontrar fugas y grietas en la mecánica de las pruebas.

Pensemos, no obstante, que este acto constituye un inmejorable y único escaparate para decidir cruces, elegir camadas de reproducción, etc., y que si no existiera este filtro seria imposible averiguar el temperamento, por ejemplo, de un posible semental para cubrir a una determinada hembra, salvo desplazándonos al lugar donde viviera.

Así pues, parece que por el bien común, deberíamos acudir todos a los test de selección ZTP, BH y pruebas de selección como primer paso para dignificarlas.

Esta dicho en muchos estándares: “Perro de gran sensibilidad, siempre alerta”.

Es evidente que estos dos ingredientes del cóctel, cuando se dan en su justa medida, confieren al sujeto virtudes de gran valía (cariñoso, alerta, rapidez de reflejos, compenetración con su entorno, talante incansable, etc...) que lo identifica del resto de las razas y lo eleva, en el caso de la utilidad del perro, a niveles de competencia máximos (guardián, compañero de deportes, etc...).

Como nos podemos imaginar, estas características que lo ensalzan pueden convertirle en un perfecto “inadaptado” si no se dan en su justa medida, como a continuación intentaré explicar.

Todos hemos observado alguna vez como un perro respingaba sin motivo aparente o se bloqueaba ante un ruido molesto inesperado o se giraba a la velocidad del rayo y con cara de “alucina” porque algo o alguien le había rozado la grupa, por ejemplo, o reaccionaba con agresividad.

Este tipo de reacciones que se dan en algunos ejemplares son precisamente las que pueden llegar a convertirse en el peor enemigo de las razas pues sin duda denotan una hiperpercepcion de los sentidos del perro (vista, tacto, oído, etc...) que complican la convivencia en sociedad.

Indudablemente todo esto se experimenta con una intensidad directamente relacionada con el nivel de sensibilidad del ejemplar, puede ser prácticamente inapreciable o por el contrario puede que el caso sea irrecuperable.

De lo que no cabe duda es que en un país en el que un porcentaje elevadísimo delos perros vive en ciudad, no se puede exigir a un propietario normal que desde que adquiere el cachorro deba poseer conocimientos de conductismo y su primera tarea con su amigo sea terapéutica, en vez de lúdica o de disfrute de su nuevo compañero.

¿Cómo se refleja este aspecto en los tests? Pues si, teóricamente todo es novedoso para el perro y el acto se desarrolla en un contexto que, como sabemos, no es el mas adecuado (aglomeraciones, nervios, etc...), debemos preguntarnos si el objetivo es desestimar o seleccionar ejemplares según una reacción de tipo impulsivo. Es evidente que lo que se debe medir en el test de selección no solo es la primera reacción sino que se intentara evaluar y analizar lo que ocurre unos tres segundos mas tarde, ya que en un alto porcentaje ofrece bastante luz al mostrar el nivel o capacidad de recuperación del sujeto. Para la comprensión de este apartado es imprescindible conocer los objetivos que persigue cada club de raza para lo cual se hace, una vez mas, imprescindible recurrir al estándar.

Muchos no ofrecen lugar a dudas y describen al perro como defensor del dueño y sus propiedades y ensalzan sus dotes de utilidad.

Además, muchas razas están claramente clasificadas dentro del reino canino (FCI, Kennel Club, etc...) como sometidas a epígrafe de trabajo o perros de labor.

Partiendo de la base de que el instinto de defensa se encuentra en todos nuestros perros, ya que es algo innato, un test de carácter debe delimitar y seleccionar a aquellos ejemplares que ante una agresión directa reaccionan valientemente y demuestran coraje, así como eliminar a los temerosos y a los que retroceden ante la amenaza. Esta mínima premisa únicamente nos ofrece una pista del verdadero valor del perro, ya que seria necesario que el malhechor traspasara la distancia de seguridad para verificar si, efectivamente, el sujeto es capaz de repeler la agresión o entraría en huida. Pero no es necesario que, al menos en un nivel básico de selección, lleguemos a rizar el rizo y debe ser suficiente con que el ejemplar muestre un talante decididamente seguro de su actitud amenazante y combativa.

No obstante, es interesante observar niveles más complejos de selección, en los que el ejemplar tiene que morder para obtener el test de carácter distinguido y así de esta forma evitar que todos los perros tuvieran que estar en el “mismo cesto”.

Con este tipo de test, complejos o distinguidos, se obtienen mas datos a la hora de seleccionar ejemplares y extraeremos, por un lado, una lista de sujetos que cumplen los mínimos imprescindibles y, por otro lado, los ejemplares que demuestran unas claras dotes naturales o, por decirlo de otra forma, ejemplares en el máximo de lo requerido en el estándar.

No cabe duda que son aspecto a estudiar y sin duda deberemos replantearnos la mecánica de selección tantas veces como sea necesario, ya que el tema estudiado reúne la complejidad suficiente para pensar que en lo referente a los tests en Europa aun no esta escrita la ultima palabra.

Seguramente el camino a seguir, como en la selección de belleza, sea un test que ofrezca una escala que permita diferenciar los ejemplares que simplemente cumplen el estándar con los que destacan brillantemente.

De otra forma, siempre parecerá injusto que un sujeto que no ha demostrado unas dotes especialmente valiosas, aun siendo seleccionable, este equiparado a un ejemplar de grandes virtudes y temperamento demostrado.

Desde luego, creo que si algo queda claro después de esta reflexión es que en lo referente a tests no hay verdades absolutas y que el camino a seguir no es el de la critica destructiva o no argumentada y sí el del estudio por parte de todos y sobre todo de los criadores hacia el temperamento, comportamiento y actitudes de nuestro perro.

Si el compromiso de obtener ejemplares aptos para la vida en sociedad y dotados del temperamento necesario para cumplir su función se asume de forma responsable, estoy seguro de que en pocos años se notara una evolución evidente y una traducción en la difusión y promoción de las razas caninas.

 

 

EL BOXER, EL TRABAJO Y EL AGILITY

No voy a enumerar las pruebas de trabajo en las que destaca el Boxer teniendo en cuenta que su adiestramiento es singular, ya que reacciona mas a los premios que a las regañinas y que es una raza muy sensible y con una formidable memoria; no soportan los chillidos ni los golpes y si en un momento dado el adiestrador tiene que gritar el perro lo recordara pero no por ello reaccionara mejor. Esto podría parecer una contradicción pero no es así; el Boxer destaca en el campo de trabajo, es un perro que disfruta haciendo deporte, pero al que no hay que maltratar en ningún momento, de él se consigue mucho mas con la recompensa. Por ello hay adiestradores que prefieren recomendar otras razas, ya que con menos esfuerzo se consiguen los mismos propósitos, pero esto tampoco es del todo así, ya que una vez se ha conseguido que el perro haga el ejercicio que nos propongamos, este se quedara grabado en su tozuda cabezota, además, su mentalidad de perro que manda, un poco chulo, le hará superarse día a día, con lo que el resultado final será mucho mejor que en otras razas, aunque su adiestramiento requiera un método especial.

Hay diferentes tipos de pruebas y el espíritu de superación de la raza hace que el Bóxer este en los primeros puestos en muchas de ellas.

En el campo del agility su tamaño a veces le perjudica, pero es muy divertido ver como se tiene que contorsionar para hacer el slalom; a pesar de todo, lo mejor es ver la alegría con la que realizan los ejercicios y lo feliz que se sienten viéndose parte integrada del grupo, como el guía le indica y como al terminar el recorrido le abraza y le anima, esa es la verdadera recompensa para ellos y por este motivo se les ve tan contentos en este tipo de pruebas.

 

 

EL BOXER AMERICANO

Cuando pensamos en las diferentes líneas del Boxer que hay actualmente, siempre tenemos nuestra mente puesta en Europa. Muy poco se habla de un tipo de Boxer que, si bien en ciertos aspectos difiere bastante del europeo, no hay que negarle unas cualidades importantes.

El Boxer Americano, que esta extendido principalmente en EEUU, Canadá, América Latina y Australia, es un Boxer con notables diferencias respecto al europeo. En general sus cabezas, aunque con buenas expresiones, distan mucho de las de los nuestros; su estructura también es diferente, con algo menos de hueso y sustancia, pero a la vez tiene cualidades muy importantes, son perros en su conjunto equilibrados, con balance, altos, con buenas angulaciones y con buenos aplomos tanto anteriores como posteriores.

Las diferencias no solo son en cuanto al tipo, también existen en el modo de presentarlos y en el arreglo para exposiciones, algo prácticamente desconocido en parte de Europa; llegaría a sorprendernos lo que mejora un Boxer con un buen arreglo.

No hay que menospreciar el trabajo de selección efectuado por sus criadores. Algunos son muy exigentes al elegir los reproductores, de los que no solo seleccionan morfología, sino también y desde hace ya tiempo con el fin de evitar defectos genéticos que afectan a la salud del Boxer, por ejemplo, displasias, cardiopatías o espondilosis; las dos ultimas muy tenidas en cuenta por nosotros y que ahora por suerte estamos empezando a seleccionar. Varios de estos criadores se dieron cuenta de que nuestros Boxer tienen cualidades importantes que unidas a las de los suyos mejorarían notablemente. Por eso, de un tiempo a esta parte desde Europa ya se han exportado algunos ejemplares, sobre todo hacia Latinoamérica; no muchos debido al costo que supone para el comprador y al temor que este tiene por las condiciones en que llegara el perro; en cambio, si llegan con mucha ilusión por su parte al poder incorporar a sus líneas las buenas características del Boxer europeo y a la vez tratar de mantener las del Boxer americano.

Al igual que estos criadores, nosotros deberíamos hacer lo mismo y valorar un poco mas su tipo de Boxer, que aunque en ciertos aspectos dista del nuestro, también es verdad que poseen muchas cualidades a tener en cuenta.

Seria interesante aproximar las dos líneas, tanto por la mejora que podría producir en el Boxer como por el amplio mercado que supondría este acercamiento. Actualmente ya existen Boxer que combinan los dos tipos; algunos de ellos compiten con mucho éxito en diferentes países tanto en Europa como en América; Boxe5r en los que se encuentra lo mejor de cada tipo y que los convierten en ejemplares muy equilibrados. Creo que deberíamos tratar de conocer mejor sus líneas y tener en cuenta que al otro lado del Atlántico también existen Boxer de calidad.

Se podrían decir infinidad de cosas mas pero esto es lo que me ha parecido más interesante y más acertado sobre el Boxer.

 

Trascrito de diversos documentos por PUCELA. 05-Noviembre-2000.
Fotografía de PUCELA y sus mascotas.Dibujos de diversos libros.